Feeds:
Entradas
Comentarios

En el Reino Unido, cada semana 170 personas son sometidas a una amputación de  una extremidad inferior. La causa: la diabetes tipo dos, una enfermedad que suele ser subestimada por los que la padecen en su capacidad para destruir órganos vitales como el corazón, los riñones y el cerebro.

Los altos niveles de azúcar en sangre, explica el doctor Wilberto Omaña, hacen que el cuerpo envejezca rápidamente.

Según la Federación Internacional de Diabetes, se calcula que alrededor del mundo cada 30 segundos una extremidad inferior, o parte de ésta, es amputada como consecuencia de esta enfermedad.

En Venezuela existen dos millones 400 mil diabéticos y según la Asociación Venezolana de Medicina Interna hay unos ocho millones de personas que están en riesgo de padecer la enfermedad o son pre diabéticos.  

En los últimos años se viene experimentando un drástico incremento de la diabetes. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) 422 millones de personas viven con la enfermedad y anualmente perecen 1,6 millones de pacientes.

La tipo dos es la diabetes más común y ocurre  principalmente en adultos  cuando el organismo se vuelve resistente a la insulina -la hormona que produce el páncreas y que ayuda a nivelar los niveles de glucosa en la sangre- o no puede producir suficiente insulina.

De allí la importancia de los chequeos médicos anuales y  tomar muy en cuenta  los resultados de los exámenes de laboratorio. Entre 100 y 126 mg. de glucosa en sangre se considera que la persona es pre diabética.  La enfermedad no da tregua y a partir de 126 mg. comienzan a notarse los daños causados en la retina, aunque el afectado no experimente síntoma alguno, dice el doctor Wilberto Omaña endocrinólogo de la Clinica Ávila en Caracas.

Los altos niveles de azúcar en sangre, explica Omaña, hacen que el cuerpo envejezca rápidamente en particular riñones, corazón, cerebro y retina. Este proceso estimula la aparición de signos de vejez en personas relativamente jóvenes. “Para detener este proceso bioquímico degenerativo es necesario implementar el triangulo de la diabetes”, dice Omaña.

El triangulo viene a ser la base que sustenta el tratamiento y está compuesto por un cambio en los hábitos alimenticios que consiste básicamente en alejarse de los carbohidratos simples como las harinas y los alimentos ricos en azucares como las tortas y dulces de panadería.

El ejercicio físico que suele ser muy desestimado es el segundo pilar de este triangulo. Ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre, el uso de medicamentos y a mantener el peso ideal.

Por último el tratamiento con fármacos indicado por el especialista  busca por un lado, sensibilizar la acción de la insulina para hacerla más eficiente, y por el otro, estimular al páncreas para producir más insulina.

Después de perder el pie y parte de la pierna derecha debido a una amputación producto de la diabetes,  Stephen Richardson le dijo a la BBC de Londres que él mismo admite que ignoró los consejos de sus médicos sobre su alimentación y ejercicio físico.

“Esto no es culpa de nadie más, es mi culpa. Si hubiera hecho lo que me dijeron los médicos  que hiciera no estaría ahora en esta situación”, agrega.

No subestime a la diabetes.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Anuncios

A primera vista el término  se asocia con un funcionamiento ineficiente del corazón que produce cansancio y dificultad para respirar.

Entre los medicamentos que empeoran la insuficiencia cardíaca se encuentran el Ibuprofeno (advil, motrin) y el Naproxeno (Aleve y Naprosyn)

Bien visto, el asunto de la insuficiencia cardíaca es más complejo y baste decir que es  una afección en la cual el corazón ya no puede bombear sangre rica en oxígeno al resto del cuerpo de forma eficiente lo que produce síntomas en todo el cuerpo.

Los síntomas de la insuficiencia cardíaca con frecuencia empiezan de manera progresiva. Al principio, pueden solo ocurrir cuando usted está muy activo. Con el tiempo, puede notar problemas respiratorios y otros síntomas incluso cuando está descansando.

 

  • Tos
  • Fatiga, debilidad, desmayos
  • Pérdida de apetito (inapetencia)
  • Necesidad de orinar en la noche
  • Pulso irregular o rápido, (palpitaciones)
  • Dificultad para respirar cuando está activo o después de acostarse
  • Hígado o abdomen inflamado (agrandado)
  • Hinchazón de pies y tobillos
  • Despertarse después de un par de horas debido a la dificultad para respirar
  • Aumento de peso

La insuficiencia cardíaca es por lo general  una afección crónica que afecta al lado izquierdo o el derecho del corazón o a ambos. Sus causas son numerosas.

Entre las causas más comunes de insuficiencia cardíaca se encuentran la enfermedad de la arteria coronaria que es un estrechamiento o bloqueo de los pequeños vasos sanguíneos que suministran sangre y oxigeno al corazón. La hipertensión arterial alta sin control puede ocasionar rigidez y debilitamiento del músculo. Las arritmias, las válvulas cardíacas permeables o estrechas, un ataque cardíaco también originan insuficiencia cardíaca.

La ecocardiografía es el examen más utilizado  para evaluar a las  personas con insuficiencia crónica. Otros exámenes imageneológicos muestran hasta qué punto el corazón es capaz de bombear sangre y hasta qué punto está dañado el miocardio.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

La dysania es la incapacidad que tienen una persona para levantarse temprano en  la mañana y que perfectamente se puede  confundir con la flojera que  ataca a los dormilones a esa misma hora.

 

Los que padecen dysania tienen una necesidad urgente de volver a la cama una vez fuera de casa.

La posible confusión la aclara el doctor Mark Salter, del Colegio de Psiquiatras de Reino Unido.  “Es un comportamiento que puede verse en personas que padecen un trastorno depresivo mayor” le dice  el especialista  a la  BBC de Londres.

La dysania no es sentirte más cansado de lo habitual en la mañana: es una incapacidad crónica de salir de la cama. Los que la padecen pueden quedarse en  el lecho  durante días y experimentan ansiedad ante la idea de tener que levantarse y salir de casa.

Incluso después de descartar un impedimento físico resulta difícil de diagnosticar  si se usa como guía solamente el impedimento de levantarse de la cama. Y es después de esto que surge la sospecha de una enfermedad subyacente como la depresión o el síntoma de fatiga crónica.

“La depresión puede afectar al cuerpo de distintas formas”, explica el doctor Salter. “Los trastornos del sueño, el letargo y el despertar temprano en la mañana son síntomas corporales de la depresión”.

La ausencia de otros síntomas que explique el letargo crea la sospecha de que se trata de un dormilón o más bien de una persona que simplemente no duerme bien en las noches lo que lleva al afectado a practicar normas higienes que lo ayuden a cambiar los malos hábitos.

Primero, trata de regular cuánto duermes. La mayoría de los adultos necesitan entre seis y nueve horas.

Haz un poco de ejercicio cuando te levantes por las mañanas e intenta acostarte a la misma hora cada noche.

La relajación es clave: intenta tranquilizarte antes de ir a dormir con un baño relajante o algo de ejercicio ligero, como estiramientos de yoga.

Si estas recomendaciones no funcionan  y la dificultad para levantarse permanece junto con la ansiedad y depresión, consulta a tu médico.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

El caso  de las mallas vaginales ha sido uno de los escándalos del circuito de la salud más grande de los últimos tiempos. La  investigación realizada por la Revista Médica Británica (BJM) compromete a la industria, a los médicos y a los organismos reguladores. Sangrado y dolor durante las relaciones sexuales son algunas de las consecuencias que denuncian las afectadas.

El escándalo de las mallas vaginales salpica al creador del dispositivo, cirujanos, la industria, organismos profesionales y universidades.

Las mallas vaginales son unos dispositivos elaborados con poliuretano que, tras una operación, se introducen en las paredes de la vagina con el objetivo de reforzar el suelo pélvico. En principio, estos implantes se recomendaban a mujeres que habían tenido múltiples partos y que, fruto de ello, sufrían problemas tales como el prolapso (desplazamiento de órganos como el útero o la vagina) e incontinencia urinaria.

Desde los años 90, se calcula que ginecólogos de todo el mundo  lo han implantado en más de 100.000 mujeres. Sin embargo, las primeras complicaciones  salieron a la luz pública en el año 2008, casi 20 años después, cuando la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, en sus siglas en inglés) recibió más de 1.000 informes alertando sobre los problemas que estaba causando: desde sangrado y dolor durante las relaciones sexuales, hasta infecciones graves y erosión de la vagina por la malla.

Según la investigación que acaba de ser publicada en la revista  BMJ por el investigador Carl Heneghan y su equipo, un conjunto de fallas normativas permitieron sacar al mercado un dispositivo que carecía de garantías para ser utilizado y que “expuso a las mujeres a daños innecesarios”. De hecho, muchas mujeres lo siguen llevando a día de hoy puesto que, por su cercanía a los nervios, la malla no puede ser retirada.

“ Cambios en el diseño deberían haber alertado a los organismos reguladores sobre las importantes diferencias existentes en las características tecnológicas de la malla y estos deberían haber negado su uso”, explican los responsables de la investigación. El trabajo también señala que existió una “falta constante de datos a largo plazo” sobre cómo estaba funcionando el dispositivo y que los problemas se identificaron demasiado tarde.

Lluvia de acusaciones

En  febrero de 2018  Jeremy Hunt, exsecretario de salud, anunció que su Departamento estaría invirtiendo 1,1 millones de libras “para desarrollar una base de datos completa sobre la malla vaginal con el fin de mejorar la práctica clínica e identificar problemas”. Si se hubieran tenido en cuenta todas [estas advertencias], “la actual crisis de malla podría haberse evitado en gran medida”, según dice el periodista de investigación y autor Jonathan Gornall.

El gobierno australiano pidió disculpas a las mujeres de ese país por la agonía histórica que han causado los implantes de malla vaginal

Gornall acusa a Ulf Ulmsten, el obstetra sueco que inventó la malla, de haber recibido un millón de dólares en 1997 por parte del gigante médico global Johnson and Johnson antes de realizar  un estudio para probar la efectividad y seguridad de su nuevo procedimiento de cinta vaginal sin tensión (TVT, por sus siglas en inglés).

Gornall también señala a los cirujanos del Sistema de Salud Británico, NHS, a los organismos profesionales, las universidades y las conferencias médicas que se benefician de los fondos corporativos y cómo esta participación financiera se oculta a los pacientes.

Johnson and Johnson negó las acusaciones de que el pago estaba condicionado a que el estudio fuera exitoso, y rechazó cualquier sugerencia de que esto hubiera comprometido los resultados de ese ensayo.

Recientemente el  ministro de salud australiano, Greg Hunt en nombre del gobierno australiano, pido disculpas a todas esas mujeres por la agonía histórica que han causado los implantes de malla vaginal.

En ese  país unas 700 mujeres se unieron para demandar a  Johnson & Johnson    uno de los fabricantes más importantes de este tipo de mallas.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

A primera vista la vulvodinia posee todas las características de una enfermedad rara muy dolorosa que afecta a la vagina de las mujeres: poco conocida, no tiene protocolo de diagnóstico, tampoco cura  y desconcierta tanto a los médicos como a las afectadas.

No hay una causa identificable de la vulvodinia y no existe una cura que sirva para todas las pacientes.

Al principio fue un dolor que iba y venía y no le dio demasiada importancia, “Después de un tiempo, sentí como si alguien me estuviera cortando por la mitad y a la vez quemándome la vagina con un cigarrillo”, le cuenta   Tara Langdale-Schmidt una de las afectadas por este mal a la BBC de Londres.

“Había ocasiones en las que trataba de tener sexo con mis esposo y lo único que podía hacer era intentar no llorar para no arruinar el momento. Era una agonía”, recuerda.

Después de  visitar varios  médicos con resultados infructuosos, Tara decidió buscar por su propia cuenta en foros  de Internet  y grupos en redes sociales. Se encontró  con una condición   conocida como Vulvodinia que afecta a la abertura de vagina y cuyo dolor y ardor puede sentirse de forma latente, aunque no haya actividad en el miembro genital (mientras una mujer está sentada, por ejemplo).

Hablan los obstetras

El Centro de Obstetricia y Ginecología de Estados Unidos define a la vulvodinia como un dolor en la vagina que dura tres meses o más y que no es el resultado de ninguna infección, un trastorno de la piel u otro problema médico.

La condición puede aparecer repentinamente o progresar lentamente con el tiempo y se han identificado dos tipos.El primero es la vulvodinia generalizada, que se puede encontrar en diferentes áreas de la vulva y puede doler en momentos distintos. El dolor puede ser constante o puede ser intermitente.

Mientras que la vulvodinia localizada es un dolor que se siente en un área específica de la vulva. A menudo se asocia con una sensación de ardor y suele aparecer tras someterla a presión o al tocarla, como ocurre en las relaciones sexuales o al introducir un tampón.

A pesar de que el término apareció por primera vez en 1880 y que en la actualidad un 16% de mujeres padecen el mal en los Estados Unidos, es poco lo que se ha investigado sobre la vulvodinia.

No hay evidencia científica suficiente para llegar a un consenso sobre los métodos de diagnóstico y tratamiento más adecuados, fue la conclusión final de una conferencia celebrada en el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de Estados Unidos en 2011.

Tratando con el dolor

La vulvodinia supone un trastorno para la vida íntima de una persona y puede ser socialmente muy aislante, dice Angie Stoehr, directora del Centro Stoehr para el dolor pélvico e íntimo., quien asegura que muchos de sus pacientes se han divorciado por este problema.

Hay formas de lidiar con el dolor y tratar los síntomas de la afección, asegura Stoehr, pero puede llevar tiempo encontrar la terapia adecuada para cada individuo.

Otras han tenido que faltar en numerosas ocasiones del trabajo o lo han llegado a perder porque el intenso dolor les impide realizar sus labores con normalidad.

“Esto no es un simple resfriado”, dice. Y a menudo se necesita que el paciente se trate durante la resto de su vida.

“Es muy importante que las mujeres sean las propulsoras de que este tipo de enfermedades crónicas se investiguen”, sostiene Stoehr.

Tema relacionado: Una enfermedad rara que compromete el placer del sexo

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Todo el mundo sabe que la sal en exceso y las rabietas pueden subir su tensión arterial pero no son las únicas. Aquí le mostramos una lista de  diez cosas que también la alteran y usted no lo sabía.

I.- El exceso de azúcar es tan importante como el de  sal a la hora de subir la tensión arterial. La fructuosa añadida como el syrup y las gaseosas  presentes en la alimentación se reflejan en los números que miden tanto la tensión baja como la alta.

II.- La soledad relacionada con el hecho de que una persona se sienta conectada con otra, independientemente del número de amigos que tenga. Los miedos y los sentimientos de inseguridad que acompañan a la soledad después de un período de cuatro años, y según los estudios, suben la tensión arterial hasta por encima de 14 puntos.

III.- La apnea del sueño es una fija a la hora de subir la tensión y causar otros problemas en el corazón. Cuando la respiración es repetidamente interrumpida mientras duerme, el sistema nervioso libera sustancias químicas que suben su tensión arterial. A esto se agrega el hecho de que recibe menos oxigeno lo que afecta las paredes de las venas lo que dificulta aún más que se normalice la tensión.

IV.- Falta de sodio y potasio. El balance correcto de  estos minerales en los riñones ayuda a mantener las cantidades apropiadas en la sangre y a mantener la tensión arterial en su lugar.

V.- El dolor, agudo o repentino sube directamente al sistema nervioso central y sube la presión arterial. Un efecto similar se logra al   meter las manos en agua con hielo.

VI.- Si usted toma ginkgo biloba, ginseng, canela, guararná, y la hierba de San Juan sepa que éstos remedios naturistas y otros suplementos le pueden subir la tensión arterial.

VII.-  Cuando la tiroides produce insuficiente hormona, el ritmo cardíaco se hace mas lento y las arterias pierden elasticidad. Bajos niveles de la hormona tiroidea también sube el colesterol malo, otro factor que endurece las arterias. La sangre viaja más rápido por las arterias endurecidas, presiona las paredes y sube la presión arterial.

VIII.-  Con el nombre de síndrome de bata blanca se conoce la diferencia de resultados  existente  entre medirse  la tensión  en su casa o en el consultorio.  Por ansiedad o nerviosismo  la tensión sube considerablemente  al momento en que el médico o enfermera  hace la medición.

IX- Descongestionantes nasales que contengan pseudoefedrina  y fenilefrina  son estrechan las venas. Esto significa que la misma cantidad de sangre debe pasar por un espacio mas reducido. Este tipo de medicamentos  para bajar la tensión sean menos efectivos. De allí que es recomendable antes de consumir este tipo de medicamentos de venta libre consultar al farmacéuta.

X.-  La deshidratación producida por la falta de agua estrecha las venas. El cerebro envía señales a las glándulas pituitarias para que liberen un químico que las estreche. Debido a esto los riñones retienen orina lo que también estrecha las venas del corazón y del cerebro.

La sangre debe circular suave y libremente por las arterias hacia los pulmones y el corazón donde  obtiene el oxigeno que alimenta todos los órganos y tejidos del cuerpo. La hipertensión  causa presión en las paredes de las arterias lo que daña su interior y favorece la formación de placas que las endurece y las estrecha lo que obstaculiza su trabajo

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Al menos 62 médicos colegiados en Madrid y Valencia, España,  han sido denunciados por Fernando Cervera, biólogo y representante de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (Apetp). La Asociación los acusa de realizar  prácticas reñidas con la ética médica. Como el mal ejemplo cunde, le indicamos cuáles son esos tratamientos carentes de todo rigor científico, en caso de que se tropiece con uno de esos mata sanos  que existen en todos los países.

No “perjudicar intencionadamente al paciente” y no “levantar falsas esperanzas” son otras de las normas violadas por los médicos denunciados.

Entre los males que estos médicos  dicen poder tratar se encuentran  la esterilidad y daños cerebrales con acupuntura, el autismo atiborrando al paciente con vitaminas, las alergias con un invento llamado terapia cuántica, los tumores con plantas comunes, la esclerosis múltiple y el alzhéimer manipulando las orejas, o el lupus y la hepatitis C aplicando imanes.

En sus declaraciones al diario El  País, Cervera destacó varios puntos de la deontología médica que han sido violados pero el más importante es el referido a los tratamientos carentes de base científica y que prometen a los enfermos la curación, simulación de tratamientos médicos y el uso de productos de composición no conocida.

Entre otras prácticas, los médicos denunciados colegiados en Madrid aseguran a sus pacientes que pueden curar mediante la imposición de manos, insuflando ozono, usando imanes e incluso el cáncer gracias a un jarabe de 95 euros.

El máximo organismo de los médicos en España, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos se pronunció a favor de la reclamación y mostró su “rechazo, por contrarias a la deontología y ética médica, a todas las prácticas invalidadas científicamente, incluyendo la homeopatía”.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

A %d blogueros les gusta esto: