Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 junio 2012

No hay duda, Eva fue la primera mujer que cometió un pecado saludable al morder la manzana prohibida del árbol de la ciencia, rica en ácido ursólico, un compuesto que se encuentra en grandes cantidades en la concha de la manzana y que según investigaciones realizadas en la Universidad de Iowa, además de incrementar la masa muscular, aumentó también los niveles de la llamada grasa marrón

El mismo equipo de investigadores, dirigido por el profesor Christopher Adams, demostró  en otra investigación el año pasado que el ácido ursólico logró promover en ratones el crecimiento muscular y protegerlos del desgaste muscular.

El ácido ursólico es una sustancia cerosa que se forma naturalmente en muchas plantas, incluidos los arándanos, lavanda, orégano, ciruelas, menta y albahaca, pero muy abundante en la concha de la manzana. “Encontramos que el ácido ursólico reduce la obesidad y sus complicaciones (prediatebetes y enfermedad del hígado graso) incrementando el gasto de energía” explica el profesor Adams a BBC Mundo.

“Y también vimos que el ácido ursólico aumenta los niveles de dos tejidos que producen altas tasas de gasto de energía: el músculo esquelético y la grasa marrón” agrega el investigador. La grasa marrón o tejido adiposo marrón -a diferencia de la perjudicial grasa blanca que se forma en el abdomen- es un tejido beneficioso porque está destinado a convertirse en energía en el organismo.

Los investigadores alimentaron un grupo de  ratones con una dieta alta en grasas durante varias semanas. La mitad recibió un suplemento de ácido ursólico. Al final del estudio se observó que a pesar de que los animales que recibieron el suplemento habían comido más que los otros, aumentaron menos peso corporal y sus niveles de glucosa en la sangre permanecieron normales.

Uno de los resultados más sorprendentes de la investigación, según el doctor Adams, fue que el ácido ursólico también incrementó la grasa marrón “junto con la mayor masa muscular, la grasa marrón se convierte en un fantástico quemador de calorías”.

Hasta hace poco se pensaba que sólo los recién nacidos tenían grasa marrón y que ésta desaparecía durante la infancia. Pero estudios recientes han mostrado que los adultos también retienen pequeñas cantidades de este tejido, principalmente en el cuello y entre los omoplatos y que éste parece proteger contra altos niveles de glucosa y grasa en la sangre

El profesor Adams planea ahora llevar a cabo estudios con pacientes humanos para confirmar si se pueden obtener los mismos beneficios que en los ratones  con el ácido ursólico. Mientras ese momento llega y se dan a conocer los resultados… ¡ a comer manzanas!

 

Anuncios

Read Full Post »

En las tres últimas décadas la obesidad global se ha triplicado causando, según la Organización Mundial de la Salud, la muerte de tres millones de personas cada año. El principal inculpado es la azúcar invisible presente en cientos de alimentos procesados que ingerimos diariamente

 

La obesidad global se ha duplicado y la situación ha llevado a los científicos a preguntarse si estamos ante una epidemia. El argumento del  sedentarismo  resulta insuficiente y el enfoque apunta nuevamente  a lo que diariamente comemos en grandes cantidades: la azúcar que la industria añade a los alimentos y el bombardeo publicitario que nos incita a ingerirlos.

Uno de los más grandes cambios en nuestra dieta se remonta a los años 70, comenta a la BBC de Londres el profesor Jimmy Bell, especialista en obesidad del Imperial College de Londres. La industria agrícola norteamericana descubrió el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), más adictivo que el azúcar y muy barato. Un caballo de Troya que utilizó como edulcorante en alimentos procesados.

Esto provocó un incremento masivo en las cantidades de alimentos baratos abastecidos a los supermercados estadounidenses: desde cereal hasta galletas de bajo precio. Las hamburguesas se hicieron más grandes y las papas fritas más grasosas. Allí se encuentra el origen de la actual epidemia de obesidad en el mundo, dice la nutricionista Marion Nestlé.

Para mediados de los años 80 el JMAF ya había reemplazado al azúcar en las bebidas gaseosas, lo cual tenía sentido para la industria, ya que era un 35% más barato. Lo peligroso es la enorme cantidad de fructuosa que consumimos en todo el mundo explica el  doctor Jean-Marc Schwarz del Hospital General de San Francisco.

La fructuosa se convierte fácilmente en grasa en el cuerpo y los científicos han descubierto que también suprime la función de una hormona vital llamada leptina, la cual se cree controla la regulación del hambre y el apetito en el cerebro. Cuando el hígado se ve inundado con azúcar, la leptina deja de funcionar y el organismo no sabe cuando está lleno.

“Esto provoca que tu cerebro piense que te estás muriendo de hambre aunque acabes de comer. Esto  causa un círculo vicioso de consumo, enfermedad y adicción”, dice a la BBC el doctor Robert Lustig, profesor de endocrinología de la Universidad de California, en San Francisco. “Y esto explica lo que ha ocurrido en todo el mundo” agrega.

La culpa es de las grasas y no del azúcar, dijeron los expertos.  Surgieron los alimentos bajos en grasas, un segmento glorioso en ganancias para la industria. De la noche a la mañana, todo el mundo comenzó a comprar yogur, margarinas, postres y galletas “bajos en grasas”. Pero gran parte de la grasa que se retiró a estos productos fue reemplazada con azúcar.

Cuando los científicos descubrieron que la solución era peor que la enfermedad ya el mundo estaba enfrentando una crisis de obesidad.

Read Full Post »

En nuestra especialidad existen individuos “que se atreven a realizar intervenciones que aprendieron por internet, televisión o en un curso de fin de semana y con esto piensan que son cirujanos plásticos”, dice el doctor Jesús Pereira, Presidente de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica y Reconstructiva, Estética y Maxilofacial

La creciente demanda de procedimientos estéticos ha generado un boom de propuestas y técnicas, con y sin bisturí,  realizadas por personas no idóneas que ponen en peligro la salud de los interesados en mejorar su apariencia física. A este tipo de práctica se conoce con el nombre de intrusismo.

El concepto de intrusismo se refiere a las actividades profesionales realizadas por personas no autorizados para ello y que pueden constituir delito. El intrusismo médico, lo efectúan profesionales de otras especialidades que de una forma irresponsable y audaz realizan cirugías estéticas para las cuales no tienen la capacitación o la experiencia necesaria. El resultado es poco idóneo y puede resultar muy dañino para la salud del paciente.

En los casos de uso y abuso de biopolímeros, conocidos como prótesis inyectables, abundan los intrusos empíricos o cosmetólogos que ocupan el lugar de un dermatólogo  que  sin ningún tipo de escrúpulos inyectan estas sustancias prohibidas por el Ministerio de la Salud  en los tejidos que se desean aumentar o rellenar como en los glúteos.

Para los procedimientos de cirugía estética o reconstructiva lo recomendable es contratar los servicios de un cirujano que haya realizado su postgrado de tres años en cirugía plástica reconstructiva. Lo deseable es que sea miembro de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica y Reconstructiva, Estética y Maxilofacial.

Por lo general los cirujanos plásticos tienen el título otorgado por una universidad venezolana o extranjera colgado en el consultorio. Si no es así exíjalo y guíese por la experiencia y no por los precios anunciados en la prensa. La escogencia del cirujano y del centro que cumpla con las condiciones mínimas necesaria es responsabilidad del paciente. “No se deje engañar por los intrusos”, dice el doctor Pereira.

 

Read Full Post »

Un estudio elaborado por la Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer predice que los casos de cáncer se incrementarán de 7 millones en la actualidad a 22,2 millones en el 2030. Los enemigos a vencer son el tabaquismo, el sobre peso y la falta de ejercicio

 

El objetivo del estudio era entender la relación entre las tasas de incidencia y mortalidad de cáncer y los cambios en el desarrollo humano de un país, explicó el doctor Freddie Bray, director del estudio a la BBC de Londres.

Con los datos recopilados en 184 naciones se elaboró un modelo que incluyó los tipos de cáncer más comunes y cómo varían según cuatro niveles de desarrollo humano, (altos, medianos, bajos y muy bajos).

Los que poseen un alto nivel de ingresos tienen una alta incidencia de cáncer asociado al tabaco, factores de riesgo reproductivo, obesidad y dieta (cáncer de colón y recto, mama y próstata)

En los países de bajos ingresos se reducirá el cáncer asociado a infecciones como el cervical, 20% de los casos, pero se incrementarán los asociados  a obesidad, reproducción y dieta.

De los siete millones de casos que se presentan anualmente en todo el mundo, 30% se ubican en el pulmón debido al tabaco  y el 20% se le atribuye al sobre peso y la obesidad.

El principal factor de riesgo de la enfermedad continúa siendo el tabaquismo, según la Organización Mundial de la Salud, seguido del consumo excesivo de alcohol, la dieta y la falta de actividad física.

Una rutina de unas dos horas de ejercicio moderado por semana podría reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer y prevenir hasta una tercera parte de los 7, 6 millones de muertes que ocurren cada año el mundo.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: