Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7 diciembre 2012

El Manual de Diagnósticos y Estadísticas de Enfermedades (DMS), elaborado por la Asociación Americana de Siquiatría (APA), reconoce ahora como enfermedades mentales  la adicción a la comida, el acaparamiento compulsivo y los berrinches persistentes de los niños. Por fuera quedaron los adictos al sexo

Adicción a la comida

 

Esta es la primera revisión que se hace en 20 años  al Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DMS). Se trata de  un manual de uso general en todo el mundo, le dijo a BBC Mundo el doctor Eduardo Grande ex presidente de la Asociación Argentina de Salud Mental.

“Y aunque desde su comienzo ha tenido críticas respecto a la forma como encuadra los diagnósticos, nos sirve a todos los psiquiatras para tener un lenguaje común sobre las enfermedades mentales”, explicó.

Por primera vez, los psiquiatras reconocen la adicción a la comida como una enfermedad mental real. El acaparamiento compulsivo que en la televisión por cable los llaman acaparadores de chatarra también quedó incluido.

Estas personas tienen dificultad persistente para deshacerse o separarse de posesiones, sin importar su valor real. La conducta a menudo tiene efectos perjudiciales, tanto emocionales como físicos, sociales, financieros e incluso legales, para el acaparador y los miembros de su familia.

Quizás uno de los cambios más controvertidos es el de la nueva definición de adicción, lo cual, dicen los expertos,  implica  que millones de personas más en todo el mundo serán  diagnosticadas como adictas y medicadas para tratar estos nuevos diagnósticos

Con respecto a las conductas no incluidas como la adicción al sexo y el duelo por la muerte de un familiar muy cercano, los expertos dijeron que la intención es que los trastornos que requieren más evidencia sean estudiados más ampliamente, y que la gente que trabaja con estos criterios los refinen.

 

 

 

Anuncios

Read Full Post »

No está lejos el día en que para detectar el cáncer solo haga falta acercarse a un laboratorio en donde a partir  de una muestra  de sangre se haga el diagnóstico de la enfermedad y su posible tratamiento sin necesidad de biopsias. Científicos de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore USA crearon una prueba capaz de hacer realidad  en los próximos años este sueño

Muestra de Sangre

El hallazgo se basa en la combinación de la secuenciación del genoma del paciente para detectar en la sangre los cambios en el ADN que indican la presencia de la enfermedad.

Los investigadores del Centro Kimmel de la universidad Hopkins  tomaron muestras de sangre de 10 pacientes en la última etapa de cáncer de colon, recto y  mama, y de otro grupo de individuos sanos para analizar el ADN de tumores que se libera en la sangre. Posteriormente aplicaron su técnica de secuenciación de genoma en el ADN, y compararon las secuencias de los pacientes con cáncer con las de los individuos sanos.

Encontraron que en el ADN de los pacientes con cáncer había “una reestructuración drástica de los cromosomas” o cambios en el número de cromosomas que sólo se encuentran en las células cancerosas. En los pacientes sanos no se encontró cambio alguno.

El proceso, explican los investigadores, es similar a la técnica que se usa para identificar la copia adicional del cromosoma 21 que provoca síndrome de Down, excepto que con la nueva prueba se buscan todos los cromosomas y no sólo uno. La prueba también puede utilizarse para monitorear la progresión del tumor y decidir cuál es el mejor tratamiento para el paciente.

Como todos los pacientes involucrados en el estudio tenían cáncer avanzado, los científicos afirman que la prueba quizás podría ser menos precisa para detectar el ADN de tumores en sus primeras etapas. Pero con una secuenciación más amplia podría superarse ese problema.

Otro obstáculo, por ahora, es el costo de la prueba, principalmente por la secuenciación que actualmente puede valer cientos de miles de dólares. Pero con la rápida reducción del costo de la tecnología los científicos esperan que pronto pueda ser asequible.

La doctora Rebecca Leary, directora del estudio dijo a  BBC Mundo que “esta es una prueba del principio de que la secuenciación del genoma para identificar alteraciones cromosómicas puede ser una herramienta poderosa en la detección de ADN de cáncer en la sangre y, potencialmente, de otros fluidos corporales”.

“Necesitamos ensayos clínicos más amplios para determinar las mejores aplicaciones de este enfoque” agregó  la investigadora.

 

 

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: