Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 abril 2013

Una pérdida de peso de 3 o 4 kilogramos mejora la respuesta del tratamiento farmacológico de la hipertensión, ayuda a la tolerancia a la glucosa, colabora con la regulación de los niveles de colesterol y ácido úrico, además de facilitar el trabajo cardíaco y la respiración

 

Pérdida de peso y colesterol

No importa que no alcance el peso ideal, dice la gastroenteróloga Rorayma Valero, quien además agrega que el riesgo de sufrir hipertensión es tres veces mayor en una persona obesa en comparación con una que posee el peso adecuado a su tamaño.

De acuerdo a la OMS, la hipertensión arterial es una enfermedad, que al igual  que  la elevación de los lípidos en la sangre, es asintomática. Ambas están muy vinculadas con cerca de la mitad de las muertes por apoplejía y problemas cardíacos en el mundo.

La dislipidemia, como llaman los médicos a la elevación de los lípidos en la sangre (colesterol y triglicéridos altos) trae como consecuencia  inflamación y oxidación de la pared de las arterias lo que origina la aterosclerosis, infartos y accidentes cerebrovasculares.

El colesterol es una sustancia que pertenece a la familia de los lípidos o grasas que tiene múltiples funciones. Por su parte los triglicéridos están formados por una molécula llamada glicerol y tres ácidos grasos que pueden ser de diferentes tipos, saturados, insaturados y fosfolípidos estos últimos sirven como fuente de energía

La dislipidemia  puede ser primaria, es decir, no asociada  a otras enfermedades. Generalmente es de origen genético y es la menos frecuente.  Las secundarias están vinculadas a otras patologías como la diabetes, hipotiroidismo, obesidad, y el famoso síndrome metabólico (resistencia a la insulina, elevación de glucosa en sangre, hipertensión y dislipidemia)

El colesterol y los triglicéridos son comúnmente considerados iguales por la mayoría de la población, afirmación que no es cierta debido a que lo único que tienen en común es que son ácidos grasos que implican un alto riesgo en enfermedades cardiovasculares.

Este aumento desmesurado del colesterol y los triglicéridos puede ser provocado por una dieta con elevada cantidad de calorías, alta en grasas saturadas y en carbohidratos. Estas causas a su vez están asociadas con la obesidad abdominal y la resistencia  a la insulina.

Como tratamiento farmacológico a la elevación del colesterol y los triglicéridos están a la disposición las estatinas y el omega 3. Las estatinas son medicamentos que disminuyen efectiva y potentemente al colesterol además de mejorar la salud de las paredes de las arterias, desinflamándolas, reduciendo la oxidación y mejorando su rigidez.

El omega 3 es útil solamente para reducir triglicéridos. Para reducir el colesterol se deben usar estatinas. Las dos se combinan dependiendo de la situación del  paciente.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Anuncios

Read Full Post »

Siempre se ha dicho que el mejor momento para hacer ejercicio es el disponible dentro de la agenda diaria de cada persona. Algunos prefieren la mañana, otros el mediodía o el final de la tarde, pero veamos que recomienda los médicos

El mejor momento para ejercitarse 2

“Tenemos ciclos para muchas cosas: para el sueño, para las hormonas y también para el rendimiento físico”, dice el doctor Jorge Franchella, director del Programa de Actividad Física y Deporte del Hospital de Clínicas de Buenos Aires. Todos ellos influyen en la actividad  física.

Hay personas que funcionan mejor en la mañana que al final de  la tarde o  viceversa.  Lo importante es no obligar al cuerpo. “Una persona que en general se levanta a las 7:00 y decide arrancar 6:30 para hacer ejercicio, está forzando el reloj biológico y después pasará el resto del día dormido. El primer consejo es que empiece a hacer actividad a partir de la hora en que  normalmente se levanta.

En la mañana el cuerpo está más descansado,  afirma Franchella y agrega que el “efecto residual”, esa energía arrolladora que nos inunda después del gimnasio, dura varias horas. “El cuerpo genera endorfinas y óxido nítrico que contribuyen con un mejor estado del humor. Las situaciones de estrés impactan menos. Si uno espera a terminar el día para hacer actividad física, se pierde este beneficio sobre el humor”.

Varias son las desventajas. Entre una y tres horas antes de despertarnos, la temperatura corporal está baja. Los músculos permanecieron dormidos durante horas y crece el riesgo de lesiones si no se hace un buen calentamiento. La circulación sanguínea es lenta y muchas veces “cuesta arrancar”.

El mejor momento para ejercitarse 3En la mañana  la hormona cortisol está en su auge y puede aumentar la fatiga. Normalmente, los niveles  suben y bajan durante el día, y se repiten en un ciclo de 24 horas (variación diurna). Los puntos más altos se producen aproximadamente entre las 6:00 y 8:00 a.m. y los más bajos se presentan cerca de la medianoche. Se esperan niveles de cortisol por encima de lo normal en mujeres que toman estrógenos o pastillas anticonceptivas.

Algunas investigaciones favorecen la tarde. La temperatura del cuerpo es alta entre las 4:00 y las 7:00 de la noche, lapso en que los músculos se encuentran mejor preparados para encarar una rutina. La fuerza, el desempeño anaeróbico y la resistencia también mejoran. Los récords de velocidad y atletismo se suelen romper entre las 7:00 y las 9:00pm, porque es el momento máximo de capacidad de esfuerzo, resistencia y velocidad”, explica Franchella.

El estrés y el cansancio del día  pesan después de  las 7:00pm en  el gimnasio. “Si bien el ejercicio te ayuda a desahogarte, después de un día laboral tu cuerpo está más contracturado -advierte Franchella-. He visto muchas lesiones musculares en personas que no llegan a relajarse y entonces el ejercicio les genera  sobrecarga.”
La actividad física nocturna no es apta para desvelados. “El aceleramiento dura un par de horas”, asegura el médico. Una clase de spinning a las 20 es una inyección de energía para un cuerpo que se está preparando para dormir. Aumenta el ritmo cardíaco, sube la temperatura corporal y chau sueño. Por eso, se aconseja terminar la actividad dos horas antes de acostarse.

“Los picos de máximo rendimiento muscular y de máximo rendimiento aeróbico no coinciden. Mientras que las mitocondrias, encargadas de la oxigenación, rinden más alrededor de las 3:00 p.m., el mejor momento para los músculos se encuentra cerca de las 7:00pm. Por esto, no puede establecerse un hora  ideal para una persona común”, explica  Franchella.

La hora óptima para cada persona varía de acuerdo con las habilidades que quiera explotar, sus hábitos y su reloj interno. Algunos son más categóricos: “Los beneficios del ejercicio son tantos que lo más importante es hacerlo, a la hora que sea, 30 minutos cada día.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

FB Guía de Contacto Médico

 

Read Full Post »

Keri Gans, reconocida dietista estadounidense, dice que si  la primera comida es deficiente al poco rato se siente nuevamente hambre y no se tendrá energía suficiente para enfrentar las tareas que exige la mañana. Cinco son los errores más comunes

5 errores al desayuna

No ingerir suficientes proteínas.  Generalmente las personas que desayunan con un plato de cereal no se toman toda la porción de  leche. “Las proteínas se digieren más lentamente que los carbohidratos, es probable que la sensación de hambre llegue más temprano que tarde”, explica Gans quien recomienda una tostada de pan integral o un huevo duro para contrarrestar la falla.

Consumir muy poca fibra. El azúcar presente en los cereales se digiere rápidamente y aparece el hambre. Por eso recomienda agregar a los cereales por lo menos 5 gramos de fibra para que la sensación de saciedad perdure más tiempo.

No ingerir grasas. Su ausencia también produce hambre, dice Gans. Recomienda reemplazar el yogurt sin grasa por uno que tenga un 2% de ellas. Si no dispone de una marca con esa cantidad le puede agregar algunas nueces.

Consumir insuficiente comida. Este es un error típico de los que piratean el desayuno y lo hacen en el carro con una manzana camino al trabajo. El desayuno se debe hacer sentado y consciente de las calorías que se están ingiriendo.

Desayunar demasiado tarde. Se recomienda desayunar cuando mucho una hora después de levantarse. Mientras más tiempo se demore, más hambrienta se sentirá y será más difícil que se sienta satisfecha. Gans plantea que si el desayuno está cerca del almuerzo, su objetivo de proveer combustible después de varias horas sin comer, no tendrá sentido.

La idea es desayunar lo más pronto posible, pero recalca que mientras más tiempo se espere, más hambrienta la persona se sentirá y comerá más de lo que debería.

Las observaciones  de Gans son tan elementales que a veces pasan desapercibidas para muchas personas, que aunque  conscientes de la importancia del desayuno,  no prestan atención a estos pequeños detalles  que a la hora de  pararse en la balanza pueden marcar una diferencia significativa en el peso.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: