Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 julio 2013

La onicofagia, del griego “ónix” que significa uña y “phagein” comer no es una maña. Es considerada una autoagresión muy común en los niños, adolescentes y adultos jóvenes

Come Uñas

 

La onicofagia está asociada con estados de ansiedad, estrés y tensión, miedo y nerviosismo. El mordedor compulsivo, además de rasparse las uñas se lleva por delante la cutícula y  la piel de alrededor  provocándose heridas por donde penetran  infecciones oportunistas micróbicas y virales.

Una de las patologías más frecuentes son los parásitos llamados “oxiuros”, que es un tipo de gusano que puede entrar en el cuerpo. “Éstos viven en nuestros intestinos y comen los mismos alimentos nutritivos que el ser humano come.

Aunque no es peligrosa es usualmente molesta para quien lo padece. La presencia de oxiuros puede notarse en el niño al quedarse dormido porque siente mucha comezón en su trasero. Usualmente se pasa de niño a niño y los huevos pueden ser recogidos en las uñas, las que entran al cuerpo al llevarse las manos a la boca.

Otro de los problemas son los microtraumatismos que el mordisqueo ocasiona en las mucosas labiales, haciendo que patologías infecciosas como herpes y labios cortados sea más constantes.

Aunque en muchos casos perdura hasta la edad adulta, la mayor incidencia de este mal hábito se da en la pubertad. Es más común en el sexo masculino que en el femenino, y ocurre con la siguiente frecuencia:

44% de adolescentes;  28% al 33% de niños entre 7 y 10 años; 19% al 29% de adultos jóvenes; 5% de adultos mayores.

Los remedios caseros mas recomendados son:

-Preparar una infusión de valeriana con 2 cucharadita de la hierba por cada taza de agua. Dos tazas al día se deben beber.

-Mojar  las uñas con jugo de limón para que sea desagradable el sabor y se evite llevar los dedos a la boca.

-Masticar un trozo pequeño de raíz de jengibre ayuda a controlar la ansiedad y los nervios.

-Colocar sobre las uñas aceite de oliva tibia para controlar el impulso de masticar las uñas.

-Colocarse uñas acrílicas postizas puede ayudar a quitarse el hábito de morderse las uñas.

Si no puede resolver sólo esta afección se debe buscar ayuda psicológica para poder controlar las emociones que originan el comportamiento compulsivo de morderse las uñas.

En el mercado hay líquidos amargos que se pueden usar en especial para que los niños dejen de morderse las uñas.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Anuncios

Read Full Post »

Detectar el cáncer de vejiga requiere de una prueba costosa, invasiva y poco digna. Científicos de la Universidad de Bristol en Inglaterra anunciaron que una prueba piloto realizada con un lector de olores  que detecta la presencia de este mal en la orina, resultó exitosa

Nariz electrónica

Las investigaciones se iniciaron hace 15 años cuando se descubrió que algunos tipos de cáncer desprenden un olor particular. Tal es el caso de la orina del varón con cáncer de vejiga que desprende mayor números de formaldehidos que la de los hombres sanos.

Este lector de olores que se bautizó con el nombre nariz electrónica funciona como un test que se le introduce una muestra de orina y a los 30 minutos emite su diagnóstico.

Para la prueba piloto se utilizaron  98 muestras, 24 de pacientes con cáncer de orina y otras 74 de individuos sanos. La nariz artificial detectó con un 100% de precisión la orina perteneciente a sujetos con cáncer, sin embargo los creadores del proyecto insisten en que el dispositivo aún está lejos de poder ser usado de manera generalizada.

Norman Ratcliffe director del proyecto insiste en que hará falta validar los resultados en una muestra más amplia pero son optimistas y piensan que el producto es factible  de ser usado en el mundo real, una vez que se cumplan con  las pruebas requeridas para su aplicación.

El cáncer de vejiga  tiene buen pronóstico cuando se detecta a tiempo, lo que resulta difícil porque en  la mayoría de los casos no presentan síntomas.

La presencia de sangre en la orina con ausencia de  dolor debe ser investigada en un 80% de los casos. El diagnostico requiere de la cistoscopia, una prueba que exige una muestra para lo cual se le introduce  al paciente un tubo por la uretra. Resulta incómoda, invasiva y muy costosa.

En los pacientes diagnosticados, la cistoscopia es repetida con frecuencia para monitorear una posible recaída.  Esto sube los costos del tratamiento en un 70%, lo que hace del cáncer de vejiga uno de los más caros. De allí la importancia de biomarcadores que permitan la detección precoz de la enfermedad  y faciliten su seguimiento en un futuro cercano.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: