Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 mayo 2016

Son muchos las investigaciones que han demostrado que cuando perdemos peso el cuerpo lucha ferozmente por recuperarlo. Es frustrante pero no hay que darse por vencido dice la doctora Signe Sorensen Torekov, profesora de ciencias biomédicas de la Universidad de Copenhague y una de las autoras de un estudio publicado en la Revista Europea de Endocrinología.

obesidad

Lo crucial para mantener una pérdida de peso es seguir con la dieta durante 12 meses más explicó la doctora Sorensen en un entrevista concedida a la BBC.

Ése período de 12  meses es el requerido por el organismo para adaptarse al cambio y para estabilizar  los nuevos niveles hormonas que regulan el apetito.

La resistencia del organismo a la pérdida de peso involucra fundamentalmente a dos hormonas.

Luego de una comida, aumentos en una hormona llamada GLP-1 reducen el apetito. Por otra parte, disminuyen los niveles de otra hormona clave, ghrelina.

Esta hormona es conocida popularmente como la “hormona del hambre”, porque sus niveles aumentan antes de las comidas y disminuyen tras la ingesta de alimentos. Las células comienzan además a transformar más calorías en grasa.

“Lo que sucede cuando perdemos mucho peso es que es hay un gran aumento en la ghrelina u hormona del hambre”, explicó Sorensen a la BBC.

“Pero lo que encontramos en el estudio es que si logramos mantener la dieta durante 12 meses los niveles de la hormona del hambre disminuyen, y al mismo tiempo hay un aumento en las hormonas que inhiben el apetito“.

“Es como si el organismo encontrara un nuevo nivel estable en esas hormonas, lo que ayuda a su vez a que la pérdida de peso se mantenga”.

Sorensen y su equipo sometió a una dieta de sopas y bebidas de proteínas a un grupo de 20 obesos voluntarios  durante 8 semanas. Cada uno perdió en promedio 12 kilos.

Durante los próximos 12 meses los 20 voluntarios siguieron una dieta estricta para mantener su nuevo peso.

Al final del año, cuando consumieron una bebida de 600 calorías produjeron 65% más de la hormona inhibidora del hambre GLP-1 que antes de iniciar la dieta.

En otras palabras, señala Sorensen, se saciaban antes porque su organismo tenía un nuevo nivel de referencia.

En resumen se trata de una buena noticia para todos aquellos que desean vencer  al famoso efecto yo-yo y mantener en el tiempo el peso perdido.

 

@GuiaCMedico

 

www.guiadecontactomedico.com

Anuncios

Read Full Post »

El 80% de las personas que logran bajar de peso después de hacer dieta por un período determinado lo recuperan con el pasar del tiempo. A esto de subir y bajar de peso se le conoce como efecto yo-yo. ¿Cómo vencer esta frustrante reacción del cuerpo y de la mente es materia de estudio de los especialistas? Aquí le contamos lo que dos expertos sugieren para vencerlo.

Somos esclavos de nuestros hábitos que inconscientemente marcan nuestra conducta alimenticia aprendida generalmente desde la niñez. Paul Aveyard, científico del comportamiento dijo a la BBC  de Londres que el secreto es sencillo: desarrollar nuevas rutinas que se convierten en nuevos hábitos.

Perder 6 kilos y recuperar cinco cuatro años más tarde reduce las posibilidades de desarrollar diabetes en los siguiente cinco años

Perder 6 kilos y recuperar cinco cuatro años más tarde reduce las posibilidades de desarrollar diabetes en los siguiente cinco años

Son varios los factores que conspiran contra la pérdida de peso. La evolución nos ha condicionado  para desarrollar señales fuertes para el apetito y débiles para la satisfacción. 40 % de nuestra conducta es inconsciente por eso es tan difícil cambiar los malos hábitos por buenos hábitos alimenticios.

Al perder peso el cuerpo trata de recuperarlo.  Aquí entra en funcionamiento la grelina, hormona del hambre, la cual intensifica su producción entre un 20 y un 40%  mientras que la actividad de la hormona que suprime el hambre, es más bajo.

No se de por vencido y no abandone la dieta porque tuvo una recaída aconseja Aveyard. Tampoco renuncie al propósito de controlar su peso debido al efecto yo-yo. Se ha demostrado que incluso entre la pérdida y aumento de peso, el resultado general es mejor que resignarse a vivir con esos quilos que sobran.

Sugerencias

Reglas Para lograr su objetivo debe crear reglas acordes. Si las cumple durante el tiempo suficiente se convertirán en hábitos saludables.

Control Logrado el peso ideal puede aumentar la cantidad de comida pero siempre vigilando su peso. Si se excedió un día disminuya la comida al día siguiente.

Tiempo Después de bajar un determinado número de kilos, tómese un tiempo y manténgase en ese peso, antes de tratar de bajar más kilos.

Compromiso: en promedio formar un hábito requiere uno o dos meses pero esto varía mucho según la persona.

Aleja la tentación: saca de tu casa los alimentos poco saludables. Reemplázalos con alimentos que combaten la enfermedad, tales como frutas y verduras. Busca personas que tengan los hábitos que deseas adquirir.

A moverse: la cantidad más pequeña de ejercicio es beneficiosa.

Las recaídas. Son normales. Acéptelas y continué con su dieta tan pronto como sea posible. Persista.

@GuiaCMedico

www.guiadecontactomedico.com

Read Full Post »

La Venezuela de los años 30 era una mina de paludismo, hambre y analfabetismo especialmente entre las mujeres candidatas a formar parte de la primera camada de graduadas de la Escuela Nacional de Enfermeras (ENE), creada durante el gobierno de Eleazar López Contreras en 1940 y adscrita al Ministerio de Salud y Asistencia Social.

En 1974 el Consejo Internacional de Enfermeras tomó la decisión de recordar  el día de la Enfermera el 12 de mayo, aniversario del nacimiento de Florence Nightingable, considerada la creadora de la enfermería moderna.

Aurora López Pérez, pionera y orgullo de las enfermeras zulianas y de todo el país, se graduó en Maracaibo en 1945

Aurora López Pérez, pionera y orgullo de las enfermeras zulianas y de todo el país, se graduó en Maracaibo en 1945

Antes de la profesionalización, se asignaba el cuidado de los enfermos a estudiantes de medicina, congregaciones religiosas y a pacientes convalecientes, en su mayoría analfabetos, quienes aprendían de forma empírica a cuidar de otros en el hospital Vargas, único hospital civil que existía para la época. Los cursos de enfermería dirigidos por el Dr. Francisco Antonio Rísquez era una de las pocas alternativas con las que contaba estos cuidadores para mejorar su capacidad técnica.

La política migratoria iniciada por López Contreras vino a compensar la ausencia de profesionales de la enfermería que requería el país. De allí que la escuela contó entre sus primeras directoras con dos enfermeras exiliadas españolas de muy alto nivel: Monserrat Ripoll y Aurora Más.

En 1943 es nombrada Directora de la ENE de Caracas, Antonia Fernández, enfermera venezolana, graduada en Panamá y con amplia experiencia en salud pública quien contrata  a la enfermera estadounidense Miss Evelyn A. Sturmer (Vessuri, 1999), miembro del Staff de la Oficina Panamericana de la Salud (OPS). Su labor fue de gran valor para la preparación y formación de la escuela, e instructoras de otras escuelas de enfermería del país.

Sturmer con la colaboración de Marieta Lares S, integrante de la primera promoción de la ENE de Caracas elaboran en 1946  el manual titulado la Enfermería, una publicación que recopiló procedimientos técnicos de enfermería utilizados en las universidades  norteamericanas de Yale y Vanderbilt. La publicación fue una guía obligatoria de consulta en la formación de  enfermeras venezolanas y de todo el continente.

Otro éxito memorable fue la revista de la Escuela Nacional de Enfermeras (ENE) en la cual se publicaban artículos especializados sobre la profesión. La publicación se convirtió en un referente para la enfermería venezolana e iberoamericana en cuanto a orientación técnica para el gremio, herramienta de publicidad para la Escuela y para la captación de nuevos estudiantes.

La labor de las  pioneras provenientes de España, Estados Unidos y Puerto Rico rindió sus frutos en cuanto a la importancia social de la profesión lo cual sembró la necesidad de avanzar en la formación de las enfermeras. Este propósito se cumplió a partir de los años sesenta con la creación de las primeras escuelas universitarias que hoy existen en todo el país.

Bibliografía consultada: Sánchez Uzcátegui, Eduardo José. Las escuelas de enfermeras en Venezuela 1940-1968. Creación de un perfil de la enfermera. Revista Voces: Tecnología y pensamiento. Volumen 7. Enero – Diciembre 2013, UPTMKR

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

Después del cáncer y las enfermedades cardiovasculares, la tercera causa de muerte en los Estados Unidos se le atribuye a  errores del personal médico de  los hospitales.

Un estudio realizado por investigadores del hospital Johns Hopkins señala que cerca de 250 mil personas fallecen al año por fallas médicas lo que supera las muertes por enfermedades respiratorias, accidentes, infartos y el Alzheimer.

Muchos de las muerte ocurridas en hospitales se deben a errores en el diagnóstico, sobredosis de medicamentos, cuidados fragmentados, problemas de comunicación o complicaciones evitables

Muchos de las muerte ocurridas en hospitales se deben a errores en el diagnóstico, sobredosis de medicamentos, cuidados fragmentados, problemas de comunicación o complicaciones evitables

Las estimaciones se quedan cortas porque los estudios citados dependen de los errores que figuran en los records y contemplan solo las muertes de pacientes hospitalizados”, se lee en un análisis de la revista médica British Medical Journal donde se publicó el estudio divulgado en el portal de noticias de la BBC de Londres.

“La gente muere por errores en el diagnóstico, sobredosis de medicamentos, cuidados fragmentados, problemas de comunicación o complicaciones evitables”, dijo Martin Makary, uno de los investigadores, quien agregó que se trata de un problema que existe en todas partes del mundo.

Para resolver el problema el especialista propone “Un enfoque científico fiable, comenzando por reconocer el problema, es indispensable para responder a las amenazas que pesan sobre la salud de los pacientes”

En la actualidad, la muerte por error médico no queda registrada por los informes del gobierno debido a que el sistema estadounidense para asignar un código a la causa de la muerte la clasificación internacional de enfermedades (CIE)- no dispone de la etiqueta para clasificar el error médico. En concreto, propone que el certificado de defunción señale si las complicaciones vinculadas a los cuidados desempeñaron un papel importante en la muerte del paciente.

En otro estudio realizado por el grupo Farmocopea, organismo sin fines de lucro, y publicado hace algunos años, sugiere que mucho de estos errores ocurren por distracción del personal, exceso de trabajo y personal inexperto. Para ese momento se advertía que los decesos por esta causa alcanzaban a 98.000 por año.

Las tres drogas generalmente involucradas en errores de medicación fueron insulina, los anticoagulantes heparin y warfarin.

A pesar de los hallazgos los investigadores del hospital Johns Hopkins  aseguraron que quienes cometan errores médicos no deben ser castigados o demandados. En su opinión, la mayoría de esas fallas corresponden a problemas sistémicos, incluyendo falta de coordinación en la atención del paciente, la ausencia de redes sanitarias y otros protocolos.

Suena irreal o muy lejano el día en que los gremios médicos permitan la inclusión en las biopsias  de una etiqueta que sugiera que la muerte del fallecido se debió a complicaciones producidas por un médico. Mientras ese día llega no está de más recordar la advertencia del poeta español Francisco de Quevedo quien afirmaba: “… todos enferman de exceso o destemplanza de humores, pero lo que es morir, todos mueren de los médicos que los curan.”

 

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: