Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 noviembre 2016

Recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó Directrices Mundiales para la Prevención de las Infecciones Quirurgias. Una de ellas, evitar depilar o afeitar la zona donde se hará la incisión.

El afeitado puede aumentar el riesgo de que se produzcan cortes microscópicos o traumatismos en la zona donde se hará la intervención quirúrgical

El afeitado puede aumentar el riesgo de que se produzcan cortes microscópicos o traumatismos en la zona donde se hará la intervención quirúrgica

Las consecuencias de la depilación que facilita la visión al cirujano suelen ser molestas.  A  la picazón que produce la cicatrización de la herida hay que añadirle el picor típico que provoca el nacimiento del vello nuevo.

Para la OMS, esta medida  resulta innecesaria y contraproducente.

“El afeitado puede de hecho aumentar el riesgo de que se produzcan cortes microscópicos o traumatismos en la piel, y la evidencia nos dice que es beneficioso no eliminar el vello.”, explicó Ed Kelley, director del Departamento de Prestación de Servicios y Seguridad de la OMS a BBC Mundo.

En caso de ser necesario, sugieren hacerlo con una máquina para cortar el cabello y no con una cuchilla.

La  advertencia es una de 29 recomendaciones elaboradas por un panel de 20 expertos que basaron sus conclusiones en evidencias científicas y que se proponen reducir el número de infecciones quirúrgicas.

Estas infecciones son causadas por las bacterias que ingresan a nuestro organismo a través de las incisiones que tienen lugar durante una cirugía.

 

Según la OMS, el 11% de los pacientes que ingresan a una sala de operaciones sufren una infección durante el proceso.

Antibióticos: antes y durante, no después

“Deben suministrarse antes del corte para obtener la cantidad máxima de antibióticos en la sangre para matar a las bacterias en el momento de la incisión, pero después no hacen falta, salvo si el paciente tiene una infección”, afirmó Sally Davies, una de las expertas que participó en la elaboración de las directrices.

La evidencia, dijo, demuestra que los antibióticos  no sirven para prevenir infecciones si se suministran a posteriori.

 

El documento también recomienda, entre otras cosas, que el paciente se bañe o se duche antes de la operación con jabón neutro o antibacteriano.

 

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Anuncios

Read Full Post »

Se considera abuso sexual infantil cualquier interacción entre un niño* y un adulto (u otro niño) en donde el niño es utilizado para estimular sexualmente al abusador o a un observador.

El abuso sexual puede involucrar contacto físico o puede también ocurrir sin contacto físico. El contacto físico puede incluir tocar la vagina, pene, senos o nalgas, sexo oral y/o penetración sexual. El abuso sexual sin contacto físico puede incluir voyerismo (tratar de ver el cuerpo desnudo del niño), exhibicionismo (el abusador muestra sus partes privadas ante un niño) o exponer al niño pornografía.

A menudo los abusadores sexuales no usan fuerza física y pueden utilizar juegos, engaños, trucos u otros métodos de chantaje para engatusar o engañar a los niños y mantenerlos callados. Los abusadores sexuales suelen usar tácticas persuasivas y manipuladoras para engatusar a los niños. Estas tácticas – conocidas como “preparación” pueden incluir comprarles regalos u organizar ciertas actividades especiales, lo cual puede confundir aún más a la víctima.

La mayoría de las veces los niños son abusados sexualmente por alguien que ellos conocen y en quien confían.

La mayoría de las veces los niños son abusados sexualmente por alguien que ellos conocen y en quien confían.

Mito: El abuso sexual infantil no ocurre con frecuencia.

Realidad: El abuso sexual infantil ocurre con frecuencia. Investigaciones retrospectivas indican que 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños han sufrido algún tipo de abuso sexual antes de cumplir los 18 años1. No obstante, como el abuso sexual tiende generalmente a mantenerse en secreto, muchos de estos casos nunca son denunciados o reportados.

Mito: Es más probable que el niño sea abusado por un desconocido.

Realidad: Lo más frecuente es que los niños sean abusados por personas conocidas y de confianza. Aproximadamente 75% de los casos de abuso sexual infantil denunciados o reportados han sido cometidos por miembros de la familia o personas que se consideran parte del “círculo de confianza” de la víctima.

Mito: Los niños en edad preescolar no tienen necesidad de saber lo que es el abuso sexual y se asustarían si se les informa sobre ese tema.

Realidad: Existen numerosos programas educativos disponibles para enseñar a los niños a mantener la seguridad e integridad de su cuerpo y que les enseñan a entender la diferencia entre qué tipo de contacto físico es apropiado y cuál no lo es. Estos programas pueden facilitar el desarrollo de habilidades básicas de seguridad en los niños que les ayuden en lugar de causar temor. Si desea más información consulte el folleto ¡Di No!: Cómo proteger a los niños contra el abuso sexual el cual se puede descargar gratuitamente en http://ocfs.ny.gov/main/publications/PUB1154-S.pdf

Mito: Los niños que han sido víctimas de abuso sexual nunca se van a recuperar.

Realidad: Muchos niños tienen la capacidad de adaptarse y ser fuertes. Los niños pueden recuperarse y superar estas experiencias con una combinación de terapias eficaces y servicios de apoyo a los padres o cuidadores.

Mito: El abuso sexual infantil siempre lo cometen los adultos.

Realidad: El 23% de los abusos sexuales a niños que han sido reportados son cometidos por personas menores de 18 años de edad . Aunque se puede esperar un cierto grado de curiosidad sexual y exploración entre niños de la misma edad, cuando un niño obliga a otro a participar en actividades sexuales propias de adultos, es un comportamiento perjudicial y abusivo. Tanto el abusador como la víctima se pueden beneficiar de terapia.

Mito: Hablar de abuso sexual con un niño que ha sido abusado va a empeorar la situación.

Realidad: Aunque los niños generalmente prefieren no hablar del abuso sexual, no existen pruebas que demuestren que alentar a un niño a hablar del abuso sexual le haga sentirse peor. Al contrario, un tratamiento efectivo con un profesional de salud mental puede disminuir los problemas físicos, emocionales y sociales en estos niños, permitiéndoles procesar sus sentimientos y temores relacionados con el abuso sexual. La Red Nacional Para el Estrés Traumático Infantil

Consejos para ayudar a los niños a protegerse del abuso sexual

La mayoría de las veces los niños son abusados sexualmente por alguien que ellos conocen y en quien confían.

  1. Enséñele al niño a nombrar las partes del cuerpo por su verdadero nombre.
  2. Evite enfocarse solamente en “el peligro con los desconocidos”. Recuerde que la mayoría de los niños son abusados por personas que ellos conocen y en quien ellos confían.
  3. Enséñele al niño a diferenciar entre “lo bueno” y “lo malo” del contacto físico con otras personas.
  4. Hágale saber al niño que tiene derecho a tomar decisiones respecto a su cuerpo. Aliente a su niño a sentirse seguro en decir que NO cuando no quiera que le toquen, aunque esto no sea de una manera sexual (ej. negarse amablemente a que le den abrazos) y a decir que NO cuando no quiera tocar a otra persona (ej. darle besos a visitas desconocidas).
  5. Asegúrese de que los niños sepan que los adultos y niños más grandes nunca necesitan ayuda con sus partes íntimas (ej. al bañarse o al ir al baño).
  6. Enséñele al niño a asearse solo y no depender de alguien en el cuidado de sus partes íntimas (ej. al bañarse, limpiarse después de ir al baño) para que no tengan que depender de adultos o de otros niños mayores.
  7. Enséñele a su niño la diferencia entre los buenos secretos (como una fiesta sorpresa – lo cual está bien ya que el secreto no hay que guardarlo por mucho tiempo) y los malos secretos (aquellos que los niños deben guardar para siempre, lo cual no es bueno).
  8. ¡Confíe en sus instintos! Si no se siente cómodo de dejar al niño con alguien; no lo haga. Si usted está preocupado por la posibilidad de un abuso sexual, obtenga más información. El mejor momento de hablar del abuso sexual con su niño es AHORA MISMO

La Red Nacional para el Estrés Traumático Infantil www.NCTSN.org

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

El síndrome de atrapamiento del nervio pudendo, descrita por primera vez en 1987, es una enfermedad rara, poco conocida y por tanto infra-diagnosticada. Los afectados, mujeres en un 70%, se ven forzados a visitar muchos especialistas hasta que dan con el diagnostico correcto en un tiempo promedio de cuatro años y después de mucho sufrimiento.

El nervio pudendo se encuentra en la región pélvica. Inerva los genitales externos de ambos sexos, así como también los esfínteres de la vejiga urinaria y del recto, es decir, es el encargado de transmitir prácticamente todas las sensaciones placenteras responsables del orgasmo en el hombre y la mujer.

Se trata de un nervio mixto (sensitivo y motor), sus impulsos son también los responsables de las contracciones  de los músculos isquicavernoso y bulboesponjoso que acompañan al orgasmo en las mujeres y provocan la eyaculación en los varones.

El dolor perineal y anal  son los más frecuentes en el síndrome de atrapamiento del nervio pudendo. Se agrava al sentarse, disminuye o desaparece al estar de pie o al acostarse

El dolor perineal y anal son los más frecuentes en el síndrome de atrapamiento del nervio pudendo. Se agrava al sentarse, disminuye o desaparece al estar de pie o al acostarse.

El dolor perineal y anal  son los más frecuentes en el síndrome de atrapamiento del nervio pudendo. Se agrava al sentarse, disminuye o desaparece al estar de pie o al acostarse.

También puede haber disfunción urinaria, disfunción anal y sexual. Otras manifestaciones  son el entumecimiento, hormigueo perineal e incluso fuertes descargas eléctricas.

La disfunción urinaria viene con dolor, vejiga irritable y micción con obstrucción. La disfunción anal también con dolor y defecación dificultosa por obstrucción y la disfunción sexual igualmente con dolor dispareunia y persistente excitación. En los hombres conlleva dolor durante la erección, dificultad para mantenerla y dolor en la eyaculación.

Causas y tratamiento

Las principales causas del síndrome de atrapamiento del nervio pudendo son estiramiento del nervio durante el parto, estreñimiento crónico, el descenso perineal, las caídas o golpes directos, las cirugías pélvicas, las profesiones que exigen permanecer mucho tiempo sentados.

El ciclismo debido a una silla inadecuada puede causar una compresión permanente  que lleva a la larga a desencadenar el síndrome de atrapamiento del nervio del pudendo.

Debido a que es un dolor neuropático, trastorno neurológico en el que las personas experimentan dolor crónico intenso debido a un nervio dañado, se trata con antidepresivos, anestésicos locales tópicos.

Otros tratamientos utilizan infiltraciones corticoides y perineurales  lo que  en algunos casos mejoran  los síntomas de forma notable, relajan los esfínteres hipertónicos, suprimen síntomas vesicales y normalizan la disfunción sexual.

Tratamiento fisioterápico. Si se realizan estiramientos musculares por fisioterapeutas especializados en suelo pélvico se pueden obtener resultados sorprendentes. La mejoría no se centrara solo en el dolor, sino que los pacientes encontraran alivio en otros síntomas como frecuencia urinaria, disfunción eréctil, calidad de vida, libido, sensación de pelota de golf en el recto.

El síndrome de atrapamiento del nervio pudendo es más frecuente de lo que se piensa aunque sigue siendo poco conocido. Esto  exige mayor difusión por parte de los especialistas con el fin de ayudar a su pronta identificación y diagnostico.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

El sueño de todos los padres es que sus hijos aprendan a comer de todo. Es un objetivo de largo alcance que requiere dar buenos ejemplos, perseverancia y sobre todo no rendirse para que adquieran el hábito de ingerir alimentos sanos.

Hay que insistir entre 8 y 15 veces... pero con otra presentación para que se vaya acostumbrando

Hay que insistir entre 8 y 15 veces… pero con otra presentación para que se vaya acostumbrando

“Cuanto más tarde en el desarrollo, más difícil es modificar los hábitos, por lo que desde la primera infancia deben estar creados los hábitos y no esperar a la adolescencia, que será más difícil” explica al diario El Mundo de España Luis Miguel Luengo Pérez, vocal del Comité Gestor del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición(SEEN)

Desde los 12 hasta los 24 meses, la alimentación debe ser una dieta completa y equilibrada con alimentos naturales y cocinados en casa. Tal como explican las pediatras, hay que insistir en verduras, frutas, legumbres, pescados, lácteos y todo lo que se coma en el hogar, siempre y cuando se esté vigilando el exceso de azúcares y grasas y, por supuesto, evitando los alimentos que puedan producir atragantamiento.

 

Neofobia

Neofobia es el término que se le aplica a las personas que tienen dificultades para probar nuevos alimentos. Esto puede ocurrir a cualquier edad, pero es mucho más frecuente en los primeros años de vida.

Los padres no deben pensar que la primera vez que un niño diga que no quiere o no le gusta cierto alimento quiere decir que sea para siempre. “Hay que insistir entre 8 y 15 veces… pero con otra presentación para que se vaya acostumbrando y ofrecerlo cuando ese alimento se coma en casa”.

A los niños le resultan más sabrosos los alimentos con más grasas: “La grasa y la sal potencian y vehiculizan los sabores, por eso son tan aficionados a carnes empanadas, salchichas  y tan poco a verduras o frutas, que son alimentos sanos sin grasas”, explican.

Por el mismo motivo, prefieren la carne al pescado. Por ello, es imprescindible acostumbrar al paladar desde los primeros años a todos estos sabores.  Un truco para conseguirlo es presentar el plato de manera atractiva, por ejemplo, mezclar en un mismo plato carne y verdura e ir comiendo de manera alternativa.

“Si el niño rechaza un alimento es porque no está acostumbrado a él y nunca va a hacerlo si no somos firmes”, afirma Jesús Ramírez Cabanillas, psicólogo educativo y autor del libro Cocinoterapia. Un  consejo: “Hay alimentos que varían de textura al comerlos en puré o enteros como son, por ejemplo, las judías verdes cuya piel, si están enteras, es aterciopelada y eso puede ser motivo de rechazo. Lo mejor que podemos hacer en los primeros intentos es dárselas muy tiernas, o pelarlas un poco con el cuchillo”, recomienda el psicólogo.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: