Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 abril 2017

Quizás debido a sus usos y abusos que afectan la salud, el cannabis sativa es una planta poco   conocida  científicamente.  Hoy día existen tampones de marihuana, cremas de cannabis  contra el acné, medicamentos contra la epilepsia y la fibromialgia. Pero mucha gente se pregunta si realmente funcionan.

El cannabis contiene aproximadamente quinientos componentes diferentes, de los cuales más de un centenar poseen efectos psicoactivos, explica al diario El País de España, Moisés García, doctor en Bioquímica y Biología Molecular e investigador de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, quien se ha especializado en el poder terapéutico de los cannabinoides con su tesis doctoral.

Los productos elaborados a base de marihuana, no son fármacos aprobados por las autoridades sanitarias. Entran en la categoría de nutrición y cosmética y solo se comercializan en Estados Unidos y algunos países de Europa como Suiza

Nuestro organismo fabrica compuestos similares a los del cannabis y posee su propio sistema de receptores: el sistema endocannabinoide. “Esto supuso una revolución”, añade Moisés García, “esto inició una línea de investigación, a partir de los años noventa, centrada en averiguar para qué estaban ahí y qué aplicaciones médicas podrían tener”.

En la actualidad, solo existen tres medicamentos basados en cannabinoides que están plenamente autorizados y legalizados: el Marinol y el Cesamet, ambos indicados para la pérdida del apetito en personas con sida o para disminuir las náuseas y vómitos causados por tratamientos agresivos como la quimioterapia, y el Sativex, indicado para pacientes de esclerosis múltiple, puesto que se ha demostrado eficaz para aliviar espasmos musculares.

Actualmente se están realizando los primeros ensayos en humanos con un fármaco muy prometedor llamado Epidiolex,  para tratar el síndrome de Dravet o la epilepsia refractaria infantil, es decir, niños que tienen docenas de ataques epilépticos al día, y a los que este fármaco les daría la posibilidad de llevar una vida más normal”, afirma Moisés García.

“El proceso de aprobación derivados del cannabis en Estados Unidos se mueve rápido debido al boom de productos que han salido al mercado.

Hay que dejar bien claro que estos productos no son fármacos, especifica el investigador, sino que “entrarían dentro de la clasificación de nutrición y cosmética, y al tener una legislación mucho más relajada, se comercializan solo en ese país”.

Tampones para aliviar el dolor menstrual

El uso del cannabis contra los dolores menstruales esta registrado desde la época de los egipcios al igual que en otras culturas. La actriz Whoopi Goldberg, lanzó una línea de productos, cremas y tinturas elaboradas a base de cannabis la cual tiene gran demanda por su fama terapéutica.

Los estudios  que parecen confirmar su eficacia en endometriosis(aparición de tejido endometrial fuera del útero) y dismenorrea (menstruación dolorosa) aún son escasos, y son necesarios más ensayos clínicos”, aclara García.

La actriz Whoopi Goldberg lanzó una línea de cuatro productos. Cada uno está elaborado con infusión de marihuana y la finalidad es lograr la reducción del dolor y los calambres a causa de los períodos menstruales

Aceites para recuperar el apetito

El uso por parte del público de plantas como el cannabis es anterior a los estudios científicos que confirman sus beneficios. Los consumidores de marihuana después de usarla sentían gran apetito.

Se empezó a investigar y se descubrió que nuestro sistema endocannabinoide está muy relacionado con la regulación del apetito”, explica García, a El País.

El Marinol y Cesamet, así como productos a base de cannabis como aceites, tinturas y esprays son usados en pacientes con Sida y enfermos con cáncer que pierden el apetito debido a la quimioterapia.

Cremas para el acné

Debido a los efectos desinflamatorios del cannabis han salido al mercado productos que afirman  solucionar problemas dermatológicos como el acné, los eczemas o la dermatitis atópica. En el caso del acné puede resultar beneficioso para inhibir la producción de  las glándulas sebáceas, pero no existen estudios clínicos en humanos que demuestren su eficacia.

Llevará tiempo para que se realicen  los estudios  y estos productos sean aprobados como fármacos. Mientras tanto estarán al alcance del consumidor como una alternativa cosmética en presentaciones de tónicos, cremas o aceites.

Una alternativa para problemas intestinales

El Observatorio Español de Cannabis Medicinal, integrado por profesionales médicos e investigadores científicos, asegura en su página web que “…hoy  día, muchos pacientes de enfermedades inflamatorias intestinales se benefician del tratamiento con cannabinoides para tratar los síntomas derivados de dicha enfermedad y mejorar su calidad de vida. Aún así, se necesitan más estudios científicos para saber qué tipo de cannabinoide y qué dosis es indicada para cada patología”.

Parches para la fibromialgia

La fibromialgia se define como un trastorno que causa persistentes dolores musculoesqueléticos junto a otros problemas como fatiga, hormigueos, adormecimiento en extremidades o fuertes migrañas.

Las causas de esta enfermedad aún se desconocen, y el amplio cuadro de síntomas que presentan no ayuda a determinarlas. “Los pacientes con fibromialgia tienen que tomar muchos medicamentos, y los cannabinoides, al tener un perfil farmacológico tan amplio (analgésicos, antiinflamatorios, antioxidantes, etc.), están funcionando muy bien, ya que calman varias cosas a la vez”, sentencia García.

Todavía no existen fármacos basados en el cannabis para este trastorno, pero algunas empresas estadounidenses han desarrollado parches para el tratamiento de los síntomas.

Sin embargo, hay que dejar claro que los estudios son pocos y recientes. Se limitan a señalar su eficacia en el alivio de los síntomas, no en la cura o tratamiento de la enfermedad, concluye el bioquímico Moisés García.

La mayoría de estos productos están disponibles en California siempre que la persona sea residente de ese estado  y tenga más de 21 años.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Los interesados en leer el artículo completo pueden consultarlo en la siguiente dirección:

http://elpais.com/elpais/2017/04/19/buenavida/1492595654_192594.html

 

Anuncios

Read Full Post »

Mientras no exista un test capaz de identificar a los hombres con un cáncer de próstata de  alto riesgo y uno de bajo riesgo, lo recomendable es que el paciente discuta con su médico los beneficios y los daños del tratamiento. La sugerencia proviene  del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU, un panel asesor independiente conformado por expertos en medicina preventiva.

Algunos hombres con cáncer de próstata se beneficiaran con el test (APE) y el tratamiento a seguir mientras que otros serán tratados pero sin beneficiarse o podrían resultar perjudicados

El antígeno prostático específico (APE) es el test más utilizado en la actualidad para medir  la cantidad de un tipo  proteína presente en la sangre del hombre. Cuando está elevado se debe a la presencia de cáncer en la próstata pero también puede ser por una infección, inflamación o por el agrandamiento de la próstata.

Hay que tener presente que la APE puede reducir las probabilidades de muerte por cáncer de próstata cuando es detectado antes de que se propague a otras partes del cuerpo.

Ni el test ni la biopsia puede asegurar si el cáncer es agresivo o si se diseminará por todo el cuerpo. Tampoco indica si crecerá lentamente y no producirá síntomas. En pocas palabras algunos hombres se beneficiaran con el test y el tratamiento a seguir mientras que otros serán tratados pero sin beneficiarse o podrían resultar perjudicados.

La mayoría de los hombres con un nivel alto de APE se someterán a una biopsia para determinar si hay cáncer. Los casos con resultados positivos son tratados con cirugía y radioterapia. Pero en algunos hombres, el cáncer de próstata crece lentamente y requiere de años antes de suponer una amenaza para la vida.

Para estos hombres, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos recomienda que no se sometan a ningún tratamiento y se les monitorice el cáncer hasta que requiera de uno.

La recomendación aplica a los hombres no diagnosticado con cáncer de próstata y que no muestran señales o síntomas de dicha enfermedad, dijo la Dra. Kirsten Bibbins-Domingo, catedrática de medicina y profesora de medicina, epidemiología y bioestadística en la Universidad de California, en San Francisco.

Los daños de la evaluación del APE incluyen  lecturas falsas positivas que resultan en la repetición de los análisis de sangre y de las biopsias. Los daños del tratamiento pueden ser la impotencia sexual y la incontinencia urinaria.

Muchos hombres con un cáncer de próstata de bajo riesgo pueden optar por una vigilancia activa, que podría reducir las probabilidades del tratamiento excesivo. También podría retrasar el tratamiento y sus complicaciones, o evitar el tratamiento completamente, dijo Bibbins-Domingo.

Hoy el Grupo de especialistas recomienda que los hombres evalúen tanto los daños como los beneficios potenciales y tomen una decisión sobre la base de sus valores y  preferencias.

La evidencia continúa mostrando que los beneficios potenciales no superan los daños de la detección en hombres de 70 años o más. Por eso los especialistas se oponen a que los hombres de esta edad sean tratados.

En el caso de los hombres entre 55 y 69 los especialistas no se oponen al test ni al tratamiento. Sugieren que los que están dispuestos a aceptar los daños potenciales, la decisión del tratamiento es la correcta. Los que  desean evitar los daños potenciales, el no tratamiento también puede ser la más conveniente. En ambos casos la decisión debe ser evaluada con detenimiento con la asesoría de un médico especialista.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

Los pacientes que más se benefician con una operación de reemplazo de rodilla son los que tienen una osteoartritis grave. Pero en las personas con síntomas más leves, quizá los gastos no se justifiquen, según un estudio realizado por la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

El nuevo estudio analizó los datos de casi 4,500 pacientes de 45 a 79 años de edad que se sometieron a un reemplazo de rodilla debido a la artritis (la degeneración relacionada con la edad) o con un riesgo alto de tenerla. La edad promedio de los pacientes fue de 61 años, y se les hizo un seguimiento durante 9 años.

Un tercio de los pacientes sufren un dolor crónico después del reemplazo de rodilla. Por eso la investigación sugiere pensarlo con calma antes de someterse a una operación.

En 2010, el reemplazo total de rodilla fue el procedimiento más frecuentemente realizado a pacientes hospitalizados entre los adultos estadounidenses de a partir de 45 años de edad, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Cada año se reemplazan más de 640,000 rodillas con articulaciones artificiales en Estados Unidos, con un costo total de unos 10.2 mil millones de dólares.

Desde el 2000, la elegibilidad para el procedimiento se amplió a fin de incluir a los pacientes con problemas de rodilla más leves, lo que ayuda a explicar el aumento explosivo en la cantidad de cirugías, dijo el Dr. Bart Ferket  autor principal  del estudio.

“Este estudio sugiere que deberíamos volver a plantearnos si se debe realizar o no esta operación en personas que tienen dolor leve, una artritis de rodilla menos grave y una pérdida de funcionamiento menor”, señaló Daniel Riddle, profesor de fisioterapia y cirugía ortopédica en la Universidad Estatal de Virginia.

Algunas personas dentro de la comunidad médica se preguntan si este procedimiento se usa en exceso, dijo Riddle quien no participó en el estudio. Por ahora, “esta cuestión no está clara del todo”, añadió.

Riddle reconoció que el estudio tiene limitaciones. “No sabemos hasta qué punto los pacientes estaban satisfechos o insatisfechos  con los resultados. Eso es algo que este estudio no examina”.

Después de analizar los costos, los investigadores reportaron que el reemplazo de rodilla en los pacientes con síntomas menos graves es “económicamente injustificable”. El costo estimado de una cirugía de reemplazo de rodilla típica, incluyendo la rehabilitación, fue de unos 26,000 dólares en 2013.

Entonces, ¿los pacientes con una discapacidad menor no deberían operarse? Riddle y Ferket sugirieron que tales decisiones se deben tomar individualmente.

Las investigaciones previas han encontrado que hasta un tercio de los pacientes sufren un dolor crónico después del reemplazo de rodilla.

Cualquiera que esté pensando en un reemplazo de rodilla debería pensarlo con calma, dijo Riddle. “Deberían hacer muchas preguntas sobre qué les hace ser unos buenos candidatos, cuáles son los riesgos asociados con esta operación, y qué deberían esperar en cuanto al dolor y el funcionamiento”, añadió.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: