Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 febrero 2018

En algún momento de nuestras vidas todos nos hemos sentido solos. Pero la soledad, ese estado de incomunicación, aislamiento  y falta de  contacto directo con otros puede ser crónica. Aquí le contamos algunas de sus incidencias en la salud mental y física.

Los adultos de mediana edad tienen un mayor riesgo de mortalidad cuando tienen soledad crónica que los adultos de mayor edad en esas mismas circunstancias.

Enfermedades cardiovasculares

La soledad aumenta en  casi un tercio el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como problemas del corazón y derrames cerebrales.

Nicole Valtorta, investigadora de la Universidad británica de Newcastle, explicó a la BBC de Londres que la gente que se siente sola tiende a ser depresiva, a sufrir de ansiedad y a ser más infeliz.

El que se siente solo puede que duerma mal y conductualmente haga poco ejercicio y consuma más cigarrillos y alcohol.

Estos tres factores ligados a enfermedades cardiovasculares se pueden combinar e interactuar entre sí.

Sistema inmunológico

Las personas identificadas como socialmente aisladas en recientes estudios  tenían un aumento del 12% en la actividad de los genes llamados CTRA, que están involucrados en la respuesta inmunológica.

Tanto en macacos como en humanos esa hiperactividad se manifestaba en niveles más altos de las células blancas que participan en la respuesta inflamatoria y en menores niveles de producción de proteínas inmunológicas antivirales.

La hipótesis detrás de este fenómeno es que los humanos evolucionaron para vivir en grupo, y cuando están aislados durante un período prolongado pueden sentirse inconscientemente amenazados y permanecer en un estado de “hiperalerta”, desencadenado por el sistema simpático.

Ese estado incrementa la inflamación en el cuerpo y reduce nuestra capacidad para combatir infecciones.

Hipertensión arterial

Otro estudio de la Universidad de Chicago concluyó que la gente que sufre de soledad tiene más probabilidades de tener una presión sanguínea más alta en el futuro.

La hipertensión está asociada a un mayor riesgo de derrame, ataque al corazón, problemas de riñón y demencia.

Mayor riesgo de muerte prematura

El aislamiento social y la soledad están asociados a un aumento del 30% del riesgo de muerte prematura, según un estudio de la Universidad Brigham Young University de Estados Unidos.

La investigación analizó 70 estudios diferentes en los que participaron unos 3.4 millones de personas.

La conclusión es sorprendente porque  “los adultos de mediana edad tienen un mayor riesgo de mortalidad cuando tienen soledad crónica o viven solos que los adultos de mayor edad en esas mismas circunstancias”.

Los autores creen que el estudio de los efectos de la soledad sobre la salud está ahora en la misma fase de investigación en la que estaba hace décadas la investigación sobre el impacto de la obesidad.

Y creen que el problema de la soledad se incrementará en el futuro.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Anuncios

Read Full Post »

Se definen como friolentos y por lo general tienen los pies y las manos helados. Aquí le explicamos algunas de las posibles causas.

Muchas son las posibles enfermedades que hacen que una persona sea friolenta. Quizás la anemia o alguna complicación que afecta el comportamiento de los glóbulos rojos es lo primero que se debe descartar.

La anemia o algún otra condición que afecta el desempeño de los glóbulos rojos responsables  de llevar al cuerpo el  oxigeno que requiere, puede ser la causa del frío que lo persigue. Debilidad, cansancio, falta de aliento son algunos de los síntomas de la anemia. Su médico le indicará qué hacer.

Si  la tiroides, la glándula ubicada en el cuello no  produce en cantidades suficientes  algunas hormonas, puede que esto lo haga más sensible al frío, le reseque la piel o le haga ganar  peso.

Diabetes tipo dos y tensión arterial alta a mediano y a largo plazo terminan afectando la capacidad de los glomérulos para filtrar y limpiar la sangre. Esto puede bajar la temperatura del cuerpo y crear otros problemas relacionados con anemia.

La anorexia nerviosa, desorden alimenticio que lo lleva a reducir drásticamente la ingesta de calorías y a perder muchos kilos y grasa en el cuerpo. Esto último le produce frío constantemente especialmente en las manos y en los pies. Esta condición puede ser mortal. Consulte a un medico si usted o una persona querida presenta síntomas de este desorden.

Si usted siente los pies fríos pero al tocarlos no lo están puede tratarse de un síntoma de neuropatía periférica. Comienza por lo regular por los pies y pasa a los pies. Se presenta cuando se sufre una herida o una condición que daña los nervios. La diabetes por lo general es una causa pero también se puede contraer debido a infecciones, hígado, enfermedad de los riñones,  insuficiencia vitamínica o contacto con sustancias tóxicas.

Insuficiencia  de vitamina B12 puede estar asociada con la anemia lo que le produce frío. Esta vitamina se obtiene al consumir pollo, huevos y pescado aunque debe tener en cuenta que puede tener problemas para absorberla debido a medicamentos o a otra enfermedad.

La falta de hierro también asociada con la anemia puede ser causa de frio. Pérdida de sangre, una dieta pobre o algún problema que le impida absorber bien el hierro presente en la carne, el pollo y otros alimentos.

El efecto secundario de algunos medicamentos puede producir frio. Los beta bloqueadores recetados para la hipertensión son un ejemplo. El resultado además del frio puede ser mareo y nauseas.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

El nombre genérico es opioides  aunque también son  conocidos como analgésicos narcóticos. Son medicamentos diseñados para controlar el dolor. Su mal uso y abuso causan cada día la muerte de 90 estadounidenses.

La oxycodona, la codeína, la hidrocodona, la hidromorfona y la meperidina son algunos de los analgésicos opioides que pueden crear adicción.

Desde la anestesia que se le administran a pacientes durante una operación hasta los analgésicos para el período postoperatorio y de recuperación son medicamentos que generalmente son prescritos con receta médica.

Aunque  la oxycodona (con sus nombres comerciales Oxycontin y Percocet),  la codeína, hidrocodona,  hidromorfona, meperidina  son analgésicos que bloquean eficientemente los receptores nerviosos del dolor en el cerebro, su uso  y abuso  continuo  pueden generar dependencia y síndrome de abstinencia.

Cuándo comenzó el abuso

Hacia fines de la década de 1990, las compañías farmacéuticas tranquilizaron a la comunidad médica y volvieron a asegurar que los analgésicos opioides recetados no crearían adicción en los pacientes. Los profesionales médicos, entonces, comenzaron a recetarlos más y comenzó el mal uso y abuso de los analgésicos.

Antes de que se hiciera evidente de que en efecto estos analgésicos son sumamente adictivos el fenómeno de la sobredosis de opioides era un fenómeno  prácticamente  indetenible lo que ha creado miles muertes accidentales.

Recomendaciones

Siempre tome los analgésicos opioides como se los recetaron. El médico puede sugerir que solo lo ingiera cuando sienta dolor.

Es recomendable  que tome el analgésico  en un horario regular. Dejar que el efecto del analgésico pase antes de tomar más de este, puede hacer que el dolor sea difícil de controlar.

Tomar analgésicos opioides para controlar el dolor del cáncer u otros problemas de salud no lleva en sí mismo a la adicción.

Guarde los analgésicos narcóticos en forma segura en su casa.

Usted puede necesitar un médico especializado  para que lo ayude a manejar el dolor prolongado.

Efectos secundarios de los analgésicos opióides

La somnolencia y el deterioro del juicio se presentan con frecuencia con estos medicamentos. Al tomar analgésicos narcóticos, no beba alcohol, no conduzca ni tampoco opere maquinaria pesada.

Para ayudar con el estreñimiento, tome más líquidos, haga más ejercicio y consuma alimentos con fibra extra.

Si se presentan náuseas o vómitos, trate de tomar los analgésicos con el alimento.

Los síntomas de abstinencia son comunes cuando usted deja de tomar un analgésico opioide. Los síntomas incluyen un fuerte deseo (anhelo vehemente) por el medicamento, bostezar, insomnio, agitación, cambios de estado de ánimo o diarrea.

Para prevenir los síntomas de abstinencia, el médico  le puede recomendar que reduzca gradualmente la dosis con el tiempo.

El mal uso y abuso de los analgésicos opioides es hoy en día un problema de salud pública en los Estados Unidos

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: