Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11/06/18

Se sabe que la enfermedad de Alzheimer comienza mucho antes de dar muestras de pérdida de memoria. Mientras,  las esperanzas se centran en proyectos como la  Neuroimágenes de la Enfermedad de Alzheimer (ADNI, por sus siglas en inglés) con miras a prevenirla, tratarla y curarla.

La nueva definición deja de lado los síntomas, para centrarse en los biomarcadores asociados al proceso patológico de la enfermedad de Alzheimer

Los investigadores de ADNI  que llevan más de 10 años estudiando el envejecimiento cerebral han descubierto que las características distintivas de la enfermedad de Alzheimer pueden aparecer en el cerebro y en algunos líquidos corporales mucho antes que las señales de pérdida de memoria”, dice el Dr. Richard Hodes, director del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento.

“Estos descubrimientos han revolucionado nuestra manera de estudiar la enfermedad, ya que buscamos intervenir lo antes posible para retrasar o incluso prevenir la pérdida de memoria y otras alteraciones cognitivas,” puntualiza el especialista.

El objetivo es comprender cómo cambian las funciones del cerebro con el tiempo”, dijo el Dr. Michael Weiner, investigador principal de ADNI en la Universidad de California. “A través de imágenes del cerebro y del uso de biomarcadores (mediciones de la composición biológica del cerebro) podemos observar su estructura y ver cómo funciona en cuatro fases de la enfermedad. Estas incluyen problemas de memoria, capacidad para procesar pensamientos, pérdida de control de los estados de ánimo y de los sentidos, y desaceleración del corazón y la respiración.”

La nueva definición de Alzheimer

Siguiendo la misma línea de biomarcadores se encuentra el José Luis Molinuevo, director científico del Barcelona Brain Research Center,  centro de investigación de la Fundación Pasqual Margall en España.

Según ha explicado Molinuevo, la nueva definición de Alzheimer deja de lado la sintomatología clínica como criterio diagnóstico, para centrarse en los biomarcadores asociados al proceso patológico de la enfermedad, las placas amiloides y los ovillos neurofibrilares de Tau, ambos tóxicos para las neuronas.

Esta nueva definición  entiende la enfermedad como un continuo que empieza décadas antes de la aparición de los primeros síntomas, permitirá definir con mayor precisión los compuestos idóneos para ser probados en ensayos clínicos y las personas candidatas a participar en estos ensayos.

“No obstante, esta nueva propuesta no está formulada para ser utilizada en la práctica clínica habitual, ya que todavía no hay soluciones terapéuticas disponibles para curar, retrasar o prevenir la enfermedad de Alzheimer”, ha precisado Molinuevo.

En el planeta existen 45 millones de personas que padecen Alzheimer.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: