Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 10 octubre 2018

A primera vista la vulvodinia posee todas las características de una enfermedad rara muy dolorosa que afecta a la vagina de las mujeres: poco conocida, no tiene protocolo de diagnóstico, tampoco cura  y desconcierta tanto a los médicos como a las afectadas.

No hay una causa identificable de la vulvodinia y no existe una cura que sirva para todas las pacientes.

Al principio fue un dolor que iba y venía y no le dio demasiada importancia, “Después de un tiempo, sentí como si alguien me estuviera cortando por la mitad y a la vez quemándome la vagina con un cigarrillo”, le cuenta   Tara Langdale-Schmidt una de las afectadas por este mal a la BBC de Londres.

“Había ocasiones en las que trataba de tener sexo con mis esposo y lo único que podía hacer era intentar no llorar para no arruinar el momento. Era una agonía”, recuerda.

Después de  visitar varios  médicos con resultados infructuosos, Tara decidió buscar por su propia cuenta en foros  de Internet  y grupos en redes sociales. Se encontró  con una condición   conocida como Vulvodinia que afecta a la abertura de vagina y cuyo dolor y ardor puede sentirse de forma latente, aunque no haya actividad en el miembro genital (mientras una mujer está sentada, por ejemplo).

Hablan los obstetras

El Centro de Obstetricia y Ginecología de Estados Unidos define a la vulvodinia como un dolor en la vagina que dura tres meses o más y que no es el resultado de ninguna infección, un trastorno de la piel u otro problema médico.

La condición puede aparecer repentinamente o progresar lentamente con el tiempo y se han identificado dos tipos.El primero es la vulvodinia generalizada, que se puede encontrar en diferentes áreas de la vulva y puede doler en momentos distintos. El dolor puede ser constante o puede ser intermitente.

Mientras que la vulvodinia localizada es un dolor que se siente en un área específica de la vulva. A menudo se asocia con una sensación de ardor y suele aparecer tras someterla a presión o al tocarla, como ocurre en las relaciones sexuales o al introducir un tampón.

A pesar de que el término apareció por primera vez en 1880 y que en la actualidad un 16% de mujeres padecen el mal en los Estados Unidos, es poco lo que se ha investigado sobre la vulvodinia.

No hay evidencia científica suficiente para llegar a un consenso sobre los métodos de diagnóstico y tratamiento más adecuados, fue la conclusión final de una conferencia celebrada en el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de Estados Unidos en 2011.

Tratando con el dolor

La vulvodinia supone un trastorno para la vida íntima de una persona y puede ser socialmente muy aislante, dice Angie Stoehr, directora del Centro Stoehr para el dolor pélvico e íntimo., quien asegura que muchos de sus pacientes se han divorciado por este problema.

Hay formas de lidiar con el dolor y tratar los síntomas de la afección, asegura Stoehr, pero puede llevar tiempo encontrar la terapia adecuada para cada individuo.

Otras han tenido que faltar en numerosas ocasiones del trabajo o lo han llegado a perder porque el intenso dolor les impide realizar sus labores con normalidad.

“Esto no es un simple resfriado”, dice. Y a menudo se necesita que el paciente se trate durante la resto de su vida.

“Es muy importante que las mujeres sean las propulsoras de que este tipo de enfermedades crónicas se investiguen”, sostiene Stoehr.

Tema relacionado: Una enfermedad rara que compromete el placer del sexo

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: