Feeds:
Entradas
Comentarios

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) alertó que el  uso de implantes mamarios  está relacionado con la aparición de un linfoma anaplásico  de células grandes, un tipo de cáncer no Hodgkin que no tiene que ver con el cáncer de mama.

El linfoma anaplásico aparece con más frecuencia cuando se trata de implantes mamarios con superficies texturizadas

Las primeras sospechas surgieron en el año 2011 pero sin evidencias suficientes para que la FDA emitiera un diagnóstico. En 2016 la Organización Mundial de la Salud alerto que este tipo de linfoma  puede desarrollarse después de instalados los implantes.

Los casos registrados hasta el momento sugieren que hay una relación y que el linfoma anaplásico aparece con más frecuencia cuando se trata de implantes mamarios con superficies texturizadas.

El linfoma anplásico de células grandes es un tipo de linfoma que afecta principalmente a los linfocitos de células T. Por lo general, se forma en los ganglios linfáticos, la piel o los huesos, y algunas veces se forma en el tubo gastrointestinal, el pulmón, el tejido que cubre los pulmones y los músculos.

Hasta septiembre de 2017 la FDA había recopilado 414 informes médicos que mostraban esta asociación. Entre ellos había nueve casos de pacientes fallecidas. De ese número, 272 contenían información sobre el tipo de superficie: 242 indicaban que se trataba de superficies texturizadas y los otros 30 eran lisas. Además, 234 de los casos eran implantes llenos de gel de silicona y 179 eran con solución salina.

Estados Unidos no es el único país donde se han registrado casos. En Australia, la autoridad competente aseguró que, tras un análisis detallado, encontró 46 pacientes con este tipo de cáncer asociado a los implantes mamarios. Entre ellos se contaba la muerte de tres mujeres. Desde septiembre de 2016 habían detectado otros diez casos.

Desde que en 2011 la FDA emitió la primera alerta ha habido una amplia literatura médica que intenta documentar esta asociación. Las estimaciones hoy sugieren que ese linfoma se puede desarrollar en una entre 3.817 a 30.000 mujeres con implantes mamarios texturizados. Suele aparecer a los siete u ocho años después de puestos los implantes y en la mayoría de casos, cuando se detecta temprano, se puede curar con cirugía. Sin embargo, algunas mujeres han necesitado quimioterapia y radiación.

El implante texturizado se inventó para evitar el encapsulamiento.

Uno de los principales síntomas que advierten de la aparición del tumor es hinchazón alrededor del implante. Cuando no existan esos indicios, de acuerdo con la FDA, no es necesario retirarlos.

El origen de las prótesis  texturizadas

Las prótesis con cobertura lisa, explica en su página web el cirujano plástico español Jorge Aso, tienden a pegarse menos a los tejidos de alrededor, por lo que son más móviles. Las prótesis texturadas tienden a pegarse más a la cápsula periprotésica (el tejido que genera el cuerpo alrededor del implante) y por tanto se mueven menos a largo plazo.

Originalmente los implantes que se usaban eran lisos, generalmente colocados por encima del músculo. Esta técnica suponía el problema de que frecuentemente se producía una contractura capsular, es decir, un endurecimiento de la cápsula que genera el cuerpo alrededor del cuerpo produciéndose un defecto estético y a veces dolor. Esto supone un problema importante, ya que una contractura capsular obliga a reintervenir a la paciente para solucionar el problema. 

Los implantes texturados, texturizados o rugosos (todos son sinónimos), se inventaron para tratar de paliar este problema, con la idea de que al ser la envolutura externa de la prótesis irregular, el cuerpo tendría más dificultad para crear una cápsula dura alrededor, y por tanto el riesgo de contractura capsular sería más bajo.

Los implantes anatómicos deben adherirse firmemente a los tejidos circundantes, para que no se muevan ni roten. Por tanto, las prótesis anatómicas son SIEMPRE texturadas (rugosas), enfatiza el doctor Aso.

 

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Anuncios

Al igual que en el hombre,  en las mujeres el deseo sexual cambia con los años. Embarazo, menopausia, enfermedades, antidepresivos, anti-convulsivos también pueden producir lo que los especialistas llaman: «trastorno femenino del interés sexual o de la excitación».

El deseo sexual de una mujer se basa en la interacción compleja de varios factores que afectan la intimidad

Lo primero que dice un informe de la clínica Mayo es que no existe un número mágico para definir el deseo sexual bajo. Varía según cada mujer. Veamos algunos de sus síntomas.

  • Falta de interés en cualquier tipo de actividad sexual, incluso en la autoestimulación
  • No tienes fantasías ni pensamientos sexuales nunca o casi nunca
  • Molestia por la falta de actividad o de fantasías sexuales

El deseo sexual de una mujer se basa en la interacción compleja de varios factores que afectan la intimidad, como el bienestar físico y emocional, las experiencias previas, las creencias, el estilo de vida y la relación actual. Si tienes problemas en alguno de estos aspectos, tu vida sexual puede verse afectada.

Causas

  • Problemas sexuales. El dolor durante las relaciones sexuales o la falta de orgasmos pueden dificultar el deseo sexual.
  • Varias enfermedades no sexuales también pueden afectar el deseo sexual, como la artritis, el cáncer, la diabetes, la presión arterial alta, la enfermedad de las arterias coronarias y las enfermedades neurológicas.
  • Muchos medicamentos que se venden con receta (como antidepresivos y medicamentos anticonvulsivos) son famosos por anular la libido.
  • Estilo de vida. Es posible que un vaso de vino te haga sentir apasionado, pero beber mucho alcohol puede arruinar tu deseo sexual; lo mismo sucede con las drogas ilegales. Fumar disminuye el flujo sanguíneo, lo que puede disminuir la excitación.
  • Cirugía. Las cirugías, especialmente las relacionadas con los pechos o el aparato genital, pueden afectar la imagen corporal, la función sexual y el deseo sexual.
  • La fatiga por haber cuidado niños o familiares que están envejeciendo puede contribuir a la disminución del deseo sexual. La fatiga por enfermedades o cirugías también es un factor de disminución del deseo sexual.

Los problemas no tienen que ser físicos. Hay muchas causas psicológicas de la disminución del deseo sexual

Cambios hormonales

Los cambios en los niveles de las hormonas pueden modificar el deseo sexual. Esto puede ocurrir durante:

  • La menopausia. Los niveles de estrógeno bajan durante la transición a la menopausia. Esto puede causar una disminución del interés en el sexo y hacer que los tejidos vaginales estén más secos y, en consecuencia, que las relaciones sexuales sean dolorosas o incómodas. Aunque muchas mujeres siguen teniendo relaciones sexuales satisfactorias durante la menopausia y después de ella, la libido de otras mujeres se atenúa durante este cambio hormonal.
  • El embarazo y la lactancia. Los cambios hormonales durante el embarazo, inmediatamente después de tener el bebé y durante la lactancia pueden disminuir el deseo sexual. Por supuesto, hoy en día, las hormonas no son el único factor que afecta la intimidad. La fatiga, los cambios en la imagen corporal y la presión que supone quedar embarazada o cuidar de un nuevo bebé pueden contribuir a que el deseo sexual cambie.

Causas psicológicas

Los problemas no tienen que ser físicos o biológicos para ser reales. Hay muchas causas psicológicas de la disminución del deseo sexual, entre ellas las siguientes:

  • Problemas de salud mental, como depresión o ansiedad
  • Estrés, como estrés financiero o laboral
  • Baja autoestima de la imagen corporal
  • Baja autoestima
  • Antecedentes de maltrato físico o de abuso sexual
  • Experiencias sexuales negativas en el pasado

Problemas de pareja

Para muchas mujeres, la cercanía emocional es el preludio de la intimidad sexual. Entonces, los problemas de pareja pueden ser un factor importante en relación con la disminución del deseo sexual. La disminución del interés en las relaciones sexuales suele ser el resultado de problemas persistentes, como los siguientes:

  • Falta de conexión con tu pareja
  • Conflictos o peleas sin resolver
  • Comunicación deficiente de las necesidades y preferencias sexuales
  • Infidelidad o violación de la confianza

 

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Se estima que a medida que envejecemos los músculos de las piernas se hacen más pequeños y débiles, lo  que causa debilidad para moverse o levantarse de  una silla. La ciencia cree haber encontrado respuesta a esta deficiencia.

Con la edad hay una dramática pérdida que oscila entre el 30 y el 60% de nervios que controlan los músculos de las piernas, lo que significa que se consumen

Un estudio realizado  con 168 hombres en la universidad Metropolitana de Manchester en el Reino Unido, coordinado por la doctora Jamie McPhee, concluyó que el desgaste natural del músculo en las piernas se debe a la perdida de nervios en esa zona.

La doctora McPhee declaró a BBC Mundo que los adultos jóvenes generalmente tienen entre 60.000 y 70.000 nervios que controlan el movimiento en las piernas desde la columna lumbar.

“Con la edad hay una dramática pérdida que oscila entre el 30 y el 60% de nervios que controlan los músculos de las piernas, lo que significa que se consumen”, señaló la especialista.

“Los músculos necesitan recibir una señal adecuada del sistema nervioso para decirles que se contraigan, para que podamos movernos”.

El equipo estudio el tejido muscular en detalle usando imágenes de resonancia magnética y registraron la actividad eléctrica que pasaba a través del músculo para estimar el número y el tamaño de los nervios restantes.

La buena noticia es que los músculos sanos tienen una forma de protección: los nervios pueden enviar nuevas conexiones para rescatar los músculos y evitar que se agoten.

Esto es más probable que ocurra en personas en forma con músculos grandes y sanos, dijo McPhee.

Se desconoce por qué las conexiones entre los músculos y los nervios se rompen con la edad, descubrir más acerca de la pérdida de masa muscular podría ayudar a los científicos a encontrar formas de revertir la afección en el futuro.

 

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Una investigación llevada a cabo en el Centro para la Diabetes de la Universidad de Lund, en Suecia, y en el  Instituto de Medicina Molecular de Finlandia, concluyó que los pacientes que sufren de diabetes se  pueden separar en cinco grupos que responden cada uno a tipos genéticos distintos.

Puede ser que en el mundo haya mucho mas subgrupos de diabetes, dependiendo de los génes y del efecto de los ambientes locales, explicó una de las investigadoras.

El estudio contó con la participación de  unos 15.000 pacientes finlandeses y suecos y fue  publicado en la revista The Lancet Diabetes and Endocrinology, según información  difundida  en el portal de la BBC.

Grupo 1: diabetes severa autoinmune. A grandes rasgos, es la que normalmente se clasifica como de tipo 1. Afecta a las personas cuando son jóvenes y aparentemente saludables y se debe a una enfermedad autoinmune que imposibilita la producción de insulina. Con lo cual, no hay hormonas suficientes para controlar el nivel de azúcar en la sangre.

Grupo 2: diabetes severa por deficiencia de insulina. Estos pacientes inicialmente son muy parecidos a los del grupo 1 —también son jóvenes, con un peso y salud aparentemente saludables— pero tienen dificultades para producir insulina. La diferencia es que no hay un fallo en el sistema inmunológico sino un defecto en sus células beta, las que “fabrican” la insulina. Estos pacientes tienen el mayor riesgo de ceguera.

Grupo 3: diabetes severa por resistencia a la insulina. Quienes la sufren en general tienen sobrepeso y producen insulina pero el cuerpo no responde a la hormona. Estos pacientes tienen el mayor riesgo de enfermedades renales.

Grupo 4: diabetes moderada relacionada con la obesidad. Identificada principalmente en pacientes con mucho sobrepeso, pero metabólicamente más cercanos a los valores normales que a los del grupo 3.

Grupo 5: diabetes moderada relacionada con la edad. La desarrollan por pacientes que son significativamente de mayor edad que los de los otros grupos.

Esta diversidad de tipos, según los investigadores, explicaría  por qué algunos pacientes con diabetes responden a los tratamientos de una manera muy diferente a otros.

También aseguran que esta nueva clasificación puede identificar a las personas que corren un mayor riesgo de desarrollar complicaciones.

“Esto es extremadamente importante, estamos dando un paso real hacia la medicina de precisión“, le dijo a la BBC Leif Groop, uno de los académicos que participaron en el estudio.

La diabetes es una enfermedad crónica que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) afecta a 422 millones de personas en el mundo, el 8,5% de la población adulta, según datos de 2014.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

En algún momento de nuestras vidas todos nos hemos sentido solos. Pero la soledad, ese estado de incomunicación, aislamiento  y falta de  contacto directo con otros puede ser crónica. Aquí le contamos algunas de sus incidencias en la salud mental y física.

Los adultos de mediana edad tienen un mayor riesgo de mortalidad cuando tienen soledad crónica que los adultos de mayor edad en esas mismas circunstancias.

Enfermedades cardiovasculares

La soledad aumenta en  casi un tercio el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como problemas del corazón y derrames cerebrales.

Nicole Valtorta, investigadora de la Universidad británica de Newcastle, explicó a la BBC de Londres que la gente que se siente sola tiende a ser depresiva, a sufrir de ansiedad y a ser más infeliz.

El que se siente solo puede que duerma mal y conductualmente haga poco ejercicio y consuma más cigarrillos y alcohol.

Estos tres factores ligados a enfermedades cardiovasculares se pueden combinar e interactuar entre sí.

Sistema inmunológico

Las personas identificadas como socialmente aisladas en recientes estudios  tenían un aumento del 12% en la actividad de los genes llamados CTRA, que están involucrados en la respuesta inmunológica.

Tanto en macacos como en humanos esa hiperactividad se manifestaba en niveles más altos de las células blancas que participan en la respuesta inflamatoria y en menores niveles de producción de proteínas inmunológicas antivirales.

La hipótesis detrás de este fenómeno es que los humanos evolucionaron para vivir en grupo, y cuando están aislados durante un período prolongado pueden sentirse inconscientemente amenazados y permanecer en un estado de “hiperalerta”, desencadenado por el sistema simpático.

Ese estado incrementa la inflamación en el cuerpo y reduce nuestra capacidad para combatir infecciones.

Hipertensión arterial

Otro estudio de la Universidad de Chicago concluyó que la gente que sufre de soledad tiene más probabilidades de tener una presión sanguínea más alta en el futuro.

La hipertensión está asociada a un mayor riesgo de derrame, ataque al corazón, problemas de riñón y demencia.

Mayor riesgo de muerte prematura

El aislamiento social y la soledad están asociados a un aumento del 30% del riesgo de muerte prematura, según un estudio de la Universidad Brigham Young University de Estados Unidos.

La investigación analizó 70 estudios diferentes en los que participaron unos 3.4 millones de personas.

La conclusión es sorprendente porque  “los adultos de mediana edad tienen un mayor riesgo de mortalidad cuando tienen soledad crónica o viven solos que los adultos de mayor edad en esas mismas circunstancias”.

Los autores creen que el estudio de los efectos de la soledad sobre la salud está ahora en la misma fase de investigación en la que estaba hace décadas la investigación sobre el impacto de la obesidad.

Y creen que el problema de la soledad se incrementará en el futuro.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Se definen como friolentos y por lo general tienen los pies y las manos helados. Aquí le explicamos algunas de las posibles causas.

Muchas son las posibles enfermedades que hacen que una persona sea friolenta. Quizás la anemia o alguna complicación que afecta el comportamiento de los glóbulos rojos es lo primero que se debe descartar.

La anemia o algún otra condición que afecta el desempeño de los glóbulos rojos responsables  de llevar al cuerpo el  oxigeno que requiere, puede ser la causa del frío que lo persigue. Debilidad, cansancio, falta de aliento son algunos de los síntomas de la anemia. Su médico le indicará qué hacer.

Si  la tiroides, la glándula ubicada en el cuello no  produce en cantidades suficientes  algunas hormonas, puede que esto lo haga más sensible al frío, le reseque la piel o le haga ganar  peso.

Diabetes tipo dos y tensión arterial alta a mediano y a largo plazo terminan afectando la capacidad de los glomérulos para filtrar y limpiar la sangre. Esto puede bajar la temperatura del cuerpo y crear otros problemas relacionados con anemia.

La anorexia nerviosa, desorden alimenticio que lo lleva a reducir drásticamente la ingesta de calorías y a perder muchos kilos y grasa en el cuerpo. Esto último le produce frío constantemente especialmente en las manos y en los pies. Esta condición puede ser mortal. Consulte a un medico si usted o una persona querida presenta síntomas de este desorden.

Si usted siente los pies fríos pero al tocarlos no lo están puede tratarse de un síntoma de neuropatía periférica. Comienza por lo regular por los pies y pasa a los pies. Se presenta cuando se sufre una herida o una condición que daña los nervios. La diabetes por lo general es una causa pero también se puede contraer debido a infecciones, hígado, enfermedad de los riñones,  insuficiencia vitamínica o contacto con sustancias tóxicas.

Insuficiencia  de vitamina B12 puede estar asociada con la anemia lo que le produce frío. Esta vitamina se obtiene al consumir pollo, huevos y pescado aunque debe tener en cuenta que puede tener problemas para absorberla debido a medicamentos o a otra enfermedad.

La falta de hierro también asociada con la anemia puede ser causa de frio. Pérdida de sangre, una dieta pobre o algún problema que le impida absorber bien el hierro presente en la carne, el pollo y otros alimentos.

El efecto secundario de algunos medicamentos puede producir frio. Los beta bloqueadores recetados para la hipertensión son un ejemplo. El resultado además del frio puede ser mareo y nauseas.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

El nombre genérico es opioides  aunque también son  conocidos como analgésicos narcóticos. Son medicamentos diseñados para controlar el dolor. Su mal uso y abuso causan cada día la muerte de 90 estadounidenses.

La oxycodona, la codeína, la hidrocodona, la hidromorfona y la meperidina son algunos de los analgésicos opioides que pueden crear adicción.

Desde la anestesia que se le administran a pacientes durante una operación hasta los analgésicos para el período postoperatorio y de recuperación son medicamentos que generalmente son prescritos con receta médica.

Aunque  la oxycodona (con sus nombres comerciales Oxycontin y Percocet),  la codeína, hidrocodona,  hidromorfona, meperidina  son analgésicos que bloquean eficientemente los receptores nerviosos del dolor en el cerebro, su uso  y abuso  continuo  pueden generar dependencia y síndrome de abstinencia.

Cuándo comenzó el abuso

Hacia fines de la década de 1990, las compañías farmacéuticas tranquilizaron a la comunidad médica y volvieron a asegurar que los analgésicos opioides recetados no crearían adicción en los pacientes. Los profesionales médicos, entonces, comenzaron a recetarlos más y comenzó el mal uso y abuso de los analgésicos.

Antes de que se hiciera evidente de que en efecto estos analgésicos son sumamente adictivos el fenómeno de la sobredosis de opioides era un fenómeno  prácticamente  indetenible lo que ha creado miles muertes accidentales.

Recomendaciones

Siempre tome los analgésicos opioides como se los recetaron. El médico puede sugerir que solo lo ingiera cuando sienta dolor.

Es recomendable  que tome el analgésico  en un horario regular. Dejar que el efecto del analgésico pase antes de tomar más de este, puede hacer que el dolor sea difícil de controlar.

Tomar analgésicos opioides para controlar el dolor del cáncer u otros problemas de salud no lleva en sí mismo a la adicción.

Guarde los analgésicos narcóticos en forma segura en su casa.

Usted puede necesitar un médico especializado  para que lo ayude a manejar el dolor prolongado.

Efectos secundarios de los analgésicos opióides

La somnolencia y el deterioro del juicio se presentan con frecuencia con estos medicamentos. Al tomar analgésicos narcóticos, no beba alcohol, no conduzca ni tampoco opere maquinaria pesada.

Para ayudar con el estreñimiento, tome más líquidos, haga más ejercicio y consuma alimentos con fibra extra.

Si se presentan náuseas o vómitos, trate de tomar los analgésicos con el alimento.

Los síntomas de abstinencia son comunes cuando usted deja de tomar un analgésico opioide. Los síntomas incluyen un fuerte deseo (anhelo vehemente) por el medicamento, bostezar, insomnio, agitación, cambios de estado de ánimo o diarrea.

Para prevenir los síntomas de abstinencia, el médico  le puede recomendar que reduzca gradualmente la dosis con el tiempo.

El mal uso y abuso de los analgésicos opioides es hoy en día un problema de salud pública en los Estados Unidos

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

A %d blogueros les gusta esto: