Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘exceso de ejercicios’

La causa más común del dolor en el glúteo es el síndrome piriforme o síndrome piramidal en alusión al músculo de ese nombre que se puede ver afectado por exceso de ejercicios, una caída o permanecer demasiado tiempo sentado.

El síndrome piriforme es dolor y adormecimiento en los glúteos  que se extiende hacia la parte trasera de su pierna. Esto ocurre cuando el músculo piriforme presiona el nervio ciático

El músculo piriforme participa en casi todos los movimientos que realiza el hombre con la parte inferior del cuerpo, desde caminar hasta cambiar el peso de un pie al otro. Por debajo del músculo se encuentra el nervio ciático.

Este nervio se extiende desde  la parte inferior de la columna vertebral, pasa por el glúteo y continúa por la parte trasera de la pierna hasta el pie.

La lesión o trauma puede irritar o inflamar el musculo piriforme lo cual presiona al nervio ciático y produce  un dolor recurrente o permanente que  comienza en el glúteo y se extiende a todo lo largo del nervio.

El uso excesivo puede irritar o lesionar el músculo. Los espasmos musculares pueden venir de: sentarse durante períodos prolongados, exceso de ejercicios, subir escaleras o levantar objetos pesados.

El síndrome, que afecta más a las mujeres que a los hombres, es poco común. Pero cuando ocurre, puede causar ciática.

La ciática es el síntoma principal del síndrome piriforme. Otros síntomas incluyen: sensibilidad o un dolor breve en el glúteo, adormecimiento u hormigueo en el glúteo a lo largo de la parte trasera de la pierna, dificultad o dolor para sentarse  que puede empeorar con la actividad.  El dolor en la parte inferior del cuerpo puede ser tan intenso que puede causar incapacitación.

Cualquier causa de irritación o inflamación de este nervio, como por ejemplo una hernia de disco  puede desencadenar los síntomas dolorosos de la ciática que se pueden ver reflejados en el glúteo.

Tratamiento

En algunos casos el síndrome piriforme no requiere tratamiento. De allí que entre las recomendaciones indicadas por los especialistas para aliviar el dolor  se encuentran:

Evitar actividades que le causen dolor como montar en bicicleta o correr. Puede reanudar estas actividades una vez desaparecido el malestar.

Asegúrese de utilizar el equipo correcto a la hora de practicar cualquier actividad física

Tome medicamentos para el dolor como ibuprofeno

Pruebe con el uso del hielo y el calor para tratar el dolor.

Es recomendable realizar ejercicios de estiramiento antes y después de la actividad deportiva para fortalecer el musculo piriforme.

En caso de un dolor más intenso consulte a un especialista

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

 

Anuncios

Read Full Post »

Quizás el síntoma  de la triada de la mujer deportista que  más llama la atención a las afectadas  son las alteraciones de los períodos menstruales o la ausencia de ellos y que generalmente se presenta en atletas que entrenan en demasía o en las que están  obsesionadas por perder o mantener su peso.

La triada de la mujer puede presentarse en las deportistas con o sin trastornos alimentarios como dietas restrictivas, pérdida de peso o bulimia.

También la  triada de la mujer deportista  se asocia con síntomas ligados a desordenes de hábitos alimenticios como el vómito inducido, pérdida de peso y dieta restrictiva. Lo cierto del caso es que este síndrome puede presentarse con o sin estos trastornos alimentarios.

Una vez presentados los síntomas resulta conveniente destacar  que la triada de la mujer deportista   es un síndrome en el cual la baja disponibilidad de energía dispara una amplia gama de mecanismos endocrinos para disminuir el gasto energético, lo cual perjudica la salud reproductiva y esquelética.

La disponibilidad energética es la cantidad de energía de la dieta que queda cada día, después del entrenamiento o el ejercicio, para todas las demás funciones fisiológicas.

El tipo específico de mal funcionamiento reproductivo provocado por la baja disponibilidad energética son los trastornos menstruales hipotalámicos.

Para asegurarse de que las atletas afectadas reciban la atención apropiada es necesario realizar pruebas endocrinas que sirven para diagnosticar los trastornos mencionados mediante la exclusión de otros trastornos menstruales no asociados con la tríada.

La baja disponibilidad energética perjudica la salud esquelética debido al desacoplamiento del recambio óseo, en el cual la tasa de reabsorción aumenta mientras la tasa de formación de hueso desciende. El resultado es una pérdida progresiva de hueso o la incapacidad de acumular masa ósea, lo cual aumenta el riesgo de fracturas por estrés y de osteoporosis.

Una intervención eficaz con cada atleta requiere  conocer  el origen de su baja disponibilidad energética.  Una vez resuelta,  ya sea mediante el incremento de la ingesta energética en la dieta, la reducción en el gasto energético por ejercicio, o ambos, deben  desaparecer las alteraciones del período, la pérdida del hueso, la incapacidad de acumular masa ósea, lo cual aumenta el riesgo de fracturas por estrés y de osteoporosis.

Recomendaciones

  • Siga una dieta bien equilibrada y nutritiva.
  • Haga ejercicio en cantidades moderadas.
  • Hable con su médico sobre cualquier cambio en sus periodos.

Fuente consultada

«La triada de la atleta: un fenómeno metabólico». Pensar en movimiento: revista de ciencias del ejercicio y la salud. http://www.redalyc.org/pdf/4420/442042966002.pdf

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: