Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘falsas creencias’

Por cambios  hormonales y falsas creencias, el deseo sexual en las mujeres embarazadas puede disminuir

complices.jpg

«No hay estudios científicos que demuestren que mantener relaciones sexuales durante la gestación perjudique o beneficie la salud de la mujer ni la del bebé», asegura el doctor Luis  Bartha, jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, al diario ABC de Madrid.

Si no existe prescripción médica que indique lo contrario, el placer sexual contribuye al bienestar de la pareja, y especialmente, al de la embarazada y eso sí que repercute positivamente en su salud.

Para que la antesala de la llegada del niño, se desarrolle en un entorno de paz y armonía en lo que se refiere al sexo durante la etapa de gestación, el doctor Bartha ofrece 5 consejos que pueden ayudar a la pareja a despejar mitos y aclarar dudas.

1. Hacer el amor en las últimas semanas de gestación adelanta el parto: No está demostrado. En teoría las prostaglandinas presentes en el semen podrían madurar el cuello del útero y facilitar el parto. La cantidad de estas sustancias es tan pequeña que no existe posibilidad  alguna de que el parto se pueda adelantar por esa causa.

2. No se deben tener relaciones sexuales durante el primer y último trimestre de embarazo: «No —dice Bartha—. Sólo se debe dejar de tener relaciones sexuales cuando exista alguna patología que por prudencia así lo aconseje: amenaza de aborto y  de parto prematuro, placenta previa sangrante en la segunda mitad de la gestación o la rotura prematura de las membranas, en general si hay un sangrado de origen genital, entre otros».

3. Conviene utilizar preservativo: No es necesario a no ser que exista algún riesgo de transmisión de una enfermedad sexual infecciosa.

4. Disminuye el deseo sexual a medida que avanza el embarazo: Existen las incomodidades típicas del embarazo que en las primeras semanas  podría en algunas mujeres afectar su deseo sexual.  Los estudios recientes indican una pérdida o disminución del deseo sexual de forma progresiva a lo largo de todo el embarazo. El origen de esta baja de la libido es incierto aunque probablemente tenga un influjo hormonal importante.

 5. Hay que evitar gestos, caricias… más fogosas: No está el mundo para evitar gestos, caricias y señales de amor, ni siquiera los más fogosos ni durante la gestación —aconseja el doctor—, a excepción de aquellos casos en los que haya patología que requiera por prudencia un cese o disminución de la actividad sexual. En estos casos se recomienda, sobre todo, que si se practican relaciones con penetración el impacto sobre el cuello del útero no sea especialmente violento. En cualquier caso y a tenor de esto, téngase siempre en cuenta que la sexualidad es algo más que el coito y que se puede tener una vida sexual plena sin tener que recurrir a la penetración cuando esta esté contraindicada.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: