Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘implantes mamarios’

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) alertó que el  uso de implantes mamarios  está relacionado con la aparición de un linfoma anaplásico  de células grandes, un tipo de cáncer no Hodgkin que no tiene que ver con el cáncer de mama.

El linfoma anaplásico aparece con más frecuencia cuando se trata de implantes mamarios con superficies texturizadas

Las primeras sospechas surgieron en el año 2011 pero sin evidencias suficientes para que la FDA emitiera un diagnóstico. En 2016 la Organización Mundial de la Salud alerto que este tipo de linfoma  puede desarrollarse después de instalados los implantes.

Los casos registrados hasta el momento sugieren que hay una relación y que el linfoma anaplásico aparece con más frecuencia cuando se trata de implantes mamarios con superficies texturizadas.

El linfoma anplásico de células grandes es un tipo de linfoma que afecta principalmente a los linfocitos de células T. Por lo general, se forma en los ganglios linfáticos, la piel o los huesos, y algunas veces se forma en el tubo gastrointestinal, el pulmón, el tejido que cubre los pulmones y los músculos.

Hasta septiembre de 2017 la FDA había recopilado 414 informes médicos que mostraban esta asociación. Entre ellos había nueve casos de pacientes fallecidas. De ese número, 272 contenían información sobre el tipo de superficie: 242 indicaban que se trataba de superficies texturizadas y los otros 30 eran lisas. Además, 234 de los casos eran implantes llenos de gel de silicona y 179 eran con solución salina.

Estados Unidos no es el único país donde se han registrado casos. En Australia, la autoridad competente aseguró que, tras un análisis detallado, encontró 46 pacientes con este tipo de cáncer asociado a los implantes mamarios. Entre ellos se contaba la muerte de tres mujeres. Desde septiembre de 2016 habían detectado otros diez casos.

Desde que en 2011 la FDA emitió la primera alerta ha habido una amplia literatura médica que intenta documentar esta asociación. Las estimaciones hoy sugieren que ese linfoma se puede desarrollar en una entre 3.817 a 30.000 mujeres con implantes mamarios texturizados. Suele aparecer a los siete u ocho años después de puestos los implantes y en la mayoría de casos, cuando se detecta temprano, se puede curar con cirugía. Sin embargo, algunas mujeres han necesitado quimioterapia y radiación.

El implante texturizado se inventó para evitar el encapsulamiento.

Uno de los principales síntomas que advierten de la aparición del tumor es hinchazón alrededor del implante. Cuando no existan esos indicios, de acuerdo con la FDA, no es necesario retirarlos.

El origen de las prótesis  texturizadas

Las prótesis con cobertura lisa, explica en su página web el cirujano plástico español Jorge Aso, tienden a pegarse menos a los tejidos de alrededor, por lo que son más móviles. Las prótesis texturadas tienden a pegarse más a la cápsula periprotésica (el tejido que genera el cuerpo alrededor del implante) y por tanto se mueven menos a largo plazo.

Originalmente los implantes que se usaban eran lisos, generalmente colocados por encima del músculo. Esta técnica suponía el problema de que frecuentemente se producía una contractura capsular, es decir, un endurecimiento de la cápsula que genera el cuerpo alrededor del cuerpo produciéndose un defecto estético y a veces dolor. Esto supone un problema importante, ya que una contractura capsular obliga a reintervenir a la paciente para solucionar el problema. 

Los implantes texturados, texturizados o rugosos (todos son sinónimos), se inventaron para tratar de paliar este problema, con la idea de que al ser la envolutura externa de la prótesis irregular, el cuerpo tendría más dificultad para crear una cápsula dura alrededor, y por tanto el riesgo de contractura capsular sería más bajo.

Los implantes anatómicos deben adherirse firmemente a los tejidos circundantes, para que no se muevan ni roten. Por tanto, las prótesis anatómicas son SIEMPRE texturadas (rugosas), enfatiza el doctor Aso.

 

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Anuncios

Read Full Post »

Difícil eso de pedirle a las mujeres implantadas con prótesis PIP que no se alarmen ante esta situación.

La idea de llevar en el pecho un implante que en lugar de contener un gel inocuo, posee uno utilizado en la industria para la fabricación de colchones que causa irritación  y  tiene un mayor porcentaje de ruptura, es para quitarle el sueño a cualquiera, que en este caso son  miles las afectadas por esta situación cuyas repercusiones están por verse.

Las recomendaciones de las autoridades sanitarias en el caso de los implantes realizados con la marca francesa PIP (Poly Implant Prothése) varían de un país a otro.  Los franceses  sugieren que como medida preventiva  deben ser retiradas. Para los ingleses no hay evidencias de tasas  alarmantes de rupturas, por tanto consideran innecesario correr el riesgo de una operación. En Venezuela y otros países piden a las afectadas no dejarse llevar por el pánico y consultar al cirujano.

Autoridades y especialistas coinciden en que la ruptura de una prótesis no está asociada con cáncer.  Hace más de una década la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos presentó una investigación detallada que mostró que las mujeres con implantes podían tener “un mayor riesgo, aunque muy bajo, de desarrollar una rara forma de cáncer en los tejidos adyacentes al implante” Ese país impuso una moratoria de 14 años -que terminó en 2006- en el uso de implantes de silicona. El comité del Instituto de Cáncer francés no encontró “ningún incremento adicional en el riesgo de cáncer con los implantes PIP comparado con el de otros implantes, según reporta el portal de la BBC de Londres.

Una prótesis tiene un promedio de vida de 10 años Si para una  de otra marca las posibilidades de que se rompan son de 1% para las PIP son del 7%. “Esto se debe a que el material utilizado es altamente corrosivo y puede ocasionar que el implante se deteriore y se rompa”, dijo el doctor Luis Sánchez, presidente de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica, en su capítulo Lara.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Médicos (MHRA) del Reino Unido  realizó un estudio que indicó que la taza de ruptura en ese país es de 1% similar a la de otras prótesis. Los franceses señalan que el porcentaje de los PIP es de 5%. Por eso recomiendan que se retiren más como una medida preventiva que por urgencia.

“Nosotros en la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica recomendamos a las mujeres con prótesis que acudan a su médico para conocer la marca de su implante, y en caso de ser PIP proceder al reemplazo de la misma en el menor tiempo posible”, señaló Sánchez.

Recomendó en primer lugar un ecosonograma mamario, con el cual se podrá observar si la prótesis se encuentra rota o no. En un 85% de los casos no presentan sintomatología, de allí la importancia de este examen. En caso de ruptura se debe cambiar durante el mes siguiente al diagnóstico o antes; y en caso contrario puede esperar unos dos meses. Sin embargo, en ambos casos la recomendación  es retirarlas.

Aconsejó a las mujeres con este tipo de prótesis que no realicen ejercicios fuertes ni mamografías hasta tanto se las retiren, en este último caso sólo con indicación médica de un oncólogo.

Como se puede ver lo ideal es retirarlas pero no todas cuentan con los recursos económicos para hacerlo de inmediato. Mientras ese momento llega, la mejor manera de reducir un poco la angustia y la incertidumbre es realizar un monitoreo regular de las prótesis con el cirujano. Recuerde que las rupturas no siempre producen síntomas.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: