Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘mitos’

Se considera abuso sexual infantil cualquier interacción entre un niño* y un adulto (u otro niño) en donde el niño es utilizado para estimular sexualmente al abusador o a un observador.

El abuso sexual puede involucrar contacto físico o puede también ocurrir sin contacto físico. El contacto físico puede incluir tocar la vagina, pene, senos o nalgas, sexo oral y/o penetración sexual. El abuso sexual sin contacto físico puede incluir voyerismo (tratar de ver el cuerpo desnudo del niño), exhibicionismo (el abusador muestra sus partes privadas ante un niño) o exponer al niño pornografía.

A menudo los abusadores sexuales no usan fuerza física y pueden utilizar juegos, engaños, trucos u otros métodos de chantaje para engatusar o engañar a los niños y mantenerlos callados. Los abusadores sexuales suelen usar tácticas persuasivas y manipuladoras para engatusar a los niños. Estas tácticas – conocidas como “preparación” pueden incluir comprarles regalos u organizar ciertas actividades especiales, lo cual puede confundir aún más a la víctima.

La mayoría de las veces los niños son abusados sexualmente por alguien que ellos conocen y en quien confían.

La mayoría de las veces los niños son abusados sexualmente por alguien que ellos conocen y en quien confían.

Mito: El abuso sexual infantil no ocurre con frecuencia.

Realidad: El abuso sexual infantil ocurre con frecuencia. Investigaciones retrospectivas indican que 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños han sufrido algún tipo de abuso sexual antes de cumplir los 18 años1. No obstante, como el abuso sexual tiende generalmente a mantenerse en secreto, muchos de estos casos nunca son denunciados o reportados.

Mito: Es más probable que el niño sea abusado por un desconocido.

Realidad: Lo más frecuente es que los niños sean abusados por personas conocidas y de confianza. Aproximadamente 75% de los casos de abuso sexual infantil denunciados o reportados han sido cometidos por miembros de la familia o personas que se consideran parte del “círculo de confianza” de la víctima.

Mito: Los niños en edad preescolar no tienen necesidad de saber lo que es el abuso sexual y se asustarían si se les informa sobre ese tema.

Realidad: Existen numerosos programas educativos disponibles para enseñar a los niños a mantener la seguridad e integridad de su cuerpo y que les enseñan a entender la diferencia entre qué tipo de contacto físico es apropiado y cuál no lo es. Estos programas pueden facilitar el desarrollo de habilidades básicas de seguridad en los niños que les ayuden en lugar de causar temor. Si desea más información consulte el folleto ¡Di No!: Cómo proteger a los niños contra el abuso sexual el cual se puede descargar gratuitamente en http://ocfs.ny.gov/main/publications/PUB1154-S.pdf

Mito: Los niños que han sido víctimas de abuso sexual nunca se van a recuperar.

Realidad: Muchos niños tienen la capacidad de adaptarse y ser fuertes. Los niños pueden recuperarse y superar estas experiencias con una combinación de terapias eficaces y servicios de apoyo a los padres o cuidadores.

Mito: El abuso sexual infantil siempre lo cometen los adultos.

Realidad: El 23% de los abusos sexuales a niños que han sido reportados son cometidos por personas menores de 18 años de edad . Aunque se puede esperar un cierto grado de curiosidad sexual y exploración entre niños de la misma edad, cuando un niño obliga a otro a participar en actividades sexuales propias de adultos, es un comportamiento perjudicial y abusivo. Tanto el abusador como la víctima se pueden beneficiar de terapia.

Mito: Hablar de abuso sexual con un niño que ha sido abusado va a empeorar la situación.

Realidad: Aunque los niños generalmente prefieren no hablar del abuso sexual, no existen pruebas que demuestren que alentar a un niño a hablar del abuso sexual le haga sentirse peor. Al contrario, un tratamiento efectivo con un profesional de salud mental puede disminuir los problemas físicos, emocionales y sociales en estos niños, permitiéndoles procesar sus sentimientos y temores relacionados con el abuso sexual. La Red Nacional Para el Estrés Traumático Infantil

Consejos para ayudar a los niños a protegerse del abuso sexual

La mayoría de las veces los niños son abusados sexualmente por alguien que ellos conocen y en quien confían.

  1. Enséñele al niño a nombrar las partes del cuerpo por su verdadero nombre.
  2. Evite enfocarse solamente en “el peligro con los desconocidos”. Recuerde que la mayoría de los niños son abusados por personas que ellos conocen y en quien ellos confían.
  3. Enséñele al niño a diferenciar entre “lo bueno” y “lo malo” del contacto físico con otras personas.
  4. Hágale saber al niño que tiene derecho a tomar decisiones respecto a su cuerpo. Aliente a su niño a sentirse seguro en decir que NO cuando no quiera que le toquen, aunque esto no sea de una manera sexual (ej. negarse amablemente a que le den abrazos) y a decir que NO cuando no quiera tocar a otra persona (ej. darle besos a visitas desconocidas).
  5. Asegúrese de que los niños sepan que los adultos y niños más grandes nunca necesitan ayuda con sus partes íntimas (ej. al bañarse o al ir al baño).
  6. Enséñele al niño a asearse solo y no depender de alguien en el cuidado de sus partes íntimas (ej. al bañarse, limpiarse después de ir al baño) para que no tengan que depender de adultos o de otros niños mayores.
  7. Enséñele a su niño la diferencia entre los buenos secretos (como una fiesta sorpresa – lo cual está bien ya que el secreto no hay que guardarlo por mucho tiempo) y los malos secretos (aquellos que los niños deben guardar para siempre, lo cual no es bueno).
  8. ¡Confíe en sus instintos! Si no se siente cómodo de dejar al niño con alguien; no lo haga. Si usted está preocupado por la posibilidad de un abuso sexual, obtenga más información. El mejor momento de hablar del abuso sexual con su niño es AHORA MISMO

La Red Nacional para el Estrés Traumático Infantil www.NCTSN.org

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Anuncios

Read Full Post »

Es una de las principales causas de ausentismo laboral en el mundo, sin embargo  el dolor de espalada no es considerado una enfermedad.  Afecta nuestro humor y es tan común como los  remedios y las falsas creencias  inventadas  por la gente para liar con este malestar.

El acetominofeno no es efectivo para el tratamiento del dolor de espalda.

El acetominofeno no es efectivo para el tratamiento del dolor de espalda.

La lumbalgia es el dolor en la parte baja de la espalda. Su  hermano, la dorsalgia ataca la parte superior de la espalda. Contrario a lo que se cree, la mejor manera de lidiar con el padecimiento es mantener el cuerpo en movimiento, pero el miedo no deja a muchas personas salir de su cama.

Este miedo es comprensible y puede ser muy doloroso pero el movimiento es esencial para la recuperación, según la Sociedad de Profesionales de Fisioterapia británica, la cual lleva adelante una campaña para quebrantar los mitos sobre el dolor de espalda.

Aumente poco a poco la cantidad de actividad que realiza y trate de evitar largos períodos de inactividad.

El ejercicio es aceptado como la mejor manera de tratar el dolor de espalda, y esto incluye entrenamiento con pesas ligero. Poco a poco debe aumentar gradualmente la tolerancia, pero no temer al dolor.

Dolor es igual a daño es un creencia que siempre fue aceptada. Los fisioterapistas de hoy tienen un enfoque integral que busca las razones del dolor en causas psicológicas, físicas e incluso en factores sociales. Todos ellos deben ser abordados y estudiados.

El paracetamol o acetaminofeno no es efectivo para el tratamiento del dolor de espalda y la artrosis. Luego de revisar 13 ensayos clínicos publicados en el British Medical Journal, el equipo de investigadores de la Universidad de Sidney concluyó que la medicación no reduce el trastorno ni mejora la calidad de vida.

Por el contrario aumenta la probabilidad de sufrir problemas de hígado, aseguran los científicos. En vista de esto, el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS), informó que revisará sus recomendaciones al respecto.

Los expertos dicen que los pacientes deberían consultar a un médico antes de cambiar su tratamiento.

La clave es superar el factor miedo para evitar que la condición de una persona empeore.

Este consejo es de carácter general, no se aplica a todo el mundo o a cualquier persona que ha experimentado dolor durante más de seis semanas.

Lo recomendable  es ver a un fisioterapeuta o especialista .

@GuiaCMedico

www.guiadecontactomedico.com

Read Full Post »

Por cambios  hormonales y falsas creencias, el deseo sexual en las mujeres embarazadas puede disminuir

complices.jpg

«No hay estudios científicos que demuestren que mantener relaciones sexuales durante la gestación perjudique o beneficie la salud de la mujer ni la del bebé», asegura el doctor Luis  Bartha, jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, al diario ABC de Madrid.

Si no existe prescripción médica que indique lo contrario, el placer sexual contribuye al bienestar de la pareja, y especialmente, al de la embarazada y eso sí que repercute positivamente en su salud.

Para que la antesala de la llegada del niño, se desarrolle en un entorno de paz y armonía en lo que se refiere al sexo durante la etapa de gestación, el doctor Bartha ofrece 5 consejos que pueden ayudar a la pareja a despejar mitos y aclarar dudas.

1. Hacer el amor en las últimas semanas de gestación adelanta el parto: No está demostrado. En teoría las prostaglandinas presentes en el semen podrían madurar el cuello del útero y facilitar el parto. La cantidad de estas sustancias es tan pequeña que no existe posibilidad  alguna de que el parto se pueda adelantar por esa causa.

2. No se deben tener relaciones sexuales durante el primer y último trimestre de embarazo: «No —dice Bartha—. Sólo se debe dejar de tener relaciones sexuales cuando exista alguna patología que por prudencia así lo aconseje: amenaza de aborto y  de parto prematuro, placenta previa sangrante en la segunda mitad de la gestación o la rotura prematura de las membranas, en general si hay un sangrado de origen genital, entre otros».

3. Conviene utilizar preservativo: No es necesario a no ser que exista algún riesgo de transmisión de una enfermedad sexual infecciosa.

4. Disminuye el deseo sexual a medida que avanza el embarazo: Existen las incomodidades típicas del embarazo que en las primeras semanas  podría en algunas mujeres afectar su deseo sexual.  Los estudios recientes indican una pérdida o disminución del deseo sexual de forma progresiva a lo largo de todo el embarazo. El origen de esta baja de la libido es incierto aunque probablemente tenga un influjo hormonal importante.

 5. Hay que evitar gestos, caricias… más fogosas: No está el mundo para evitar gestos, caricias y señales de amor, ni siquiera los más fogosos ni durante la gestación —aconseja el doctor—, a excepción de aquellos casos en los que haya patología que requiera por prudencia un cese o disminución de la actividad sexual. En estos casos se recomienda, sobre todo, que si se practican relaciones con penetración el impacto sobre el cuello del útero no sea especialmente violento. En cualquier caso y a tenor de esto, téngase siempre en cuenta que la sexualidad es algo más que el coito y que se puede tener una vida sexual plena sin tener que recurrir a la penetración cuando esta esté contraindicada.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: