Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘niños’

Casi todos  los campamentos vacacionales y otros centros de entretenimiento cuentan con una piscina o una colchoneta para entretener a los niños que buscan diversión luego de terminado el año escolar. La academia Americana de Cirujanos Ortopédicos advierte a los padres sobre los peligros potenciales de estas actividades.

Las lesiones en el trampolín más comunes son torceduras y fracturas provocadas por caídas en la colchoneta, el marco o los resortes del trampolín. 

En 2015, en Estados Unidos ocurrieron más de 295,000 lesiones tratadas médicamente en trampolines. Éstas incluyeron casi 103,000 visitas al departamento de emergencias, según la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE. UU.

Los padres y los cuidadores deben conocer los peligros de los trampolines y el riesgo de lesiones graves, sobre todo en los niños muy pequeños”, señaló en un comunicado de prensa del grupo de cirujanos la Dra. Jennifer Weiss, y divulgado por HealthDay en el portal MedlinePlus.

Las lesiones en el trampolín más comunes son torceduras y fracturas provocadas por caídas en la colchoneta, el marco o los resortes del trampolín; choques con otros usuarios; acrobacias que salen mal; y caídas desde el trampolín al suelo o a otras superficies duras, según la comisión de seguridad.

El grupo de cirujanos ofrece las siguientes pautas de seguridad para los trampolines

  • No permita que niños menores de 6 años usen los trampolines. El trampolín debe ser usado solo por una persona a la vez. Coloque la superficie de saltar del trampolín a nivel del suelo. Quite las escaleras de los trampolines después de usarlas para prevenir que los niños pequeños los usen sin supervisión.
  • Inspeccione el equipamiento con regularidad, y tire el equipamiento roto o dañado si no puede conseguir partes de repuesto.
  • No confíe en las redes de seguridad para que prevengan las lesiones, dado que la mayoría de las lesiones ocurren en la superficie del trampolín. Revise que las barras de respaldo, las cuerdas y las superficies de aterrizaje circundantes tengan un acolchado protector adecuado que esté en buenas condiciones.
  • Se necesita una cuidadosa supervisión adulta y unas medidas de seguridad adecuadas para usar los trampolines en educación física, gimnasia competitiva, entrenamiento de clavados y actividades similares.
  • Debe haber observadores cuando los participantes salten. No permita las volteretas ni las maniobras muy riesgosas a menos que haya una supervisión adecuada, instrucciones y equipamiento protector, como arneses.

 

guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Anuncios

Read Full Post »

Se considera abuso sexual infantil cualquier interacción entre un niño* y un adulto (u otro niño) en donde el niño es utilizado para estimular sexualmente al abusador o a un observador.

El abuso sexual puede involucrar contacto físico o puede también ocurrir sin contacto físico. El contacto físico puede incluir tocar la vagina, pene, senos o nalgas, sexo oral y/o penetración sexual. El abuso sexual sin contacto físico puede incluir voyerismo (tratar de ver el cuerpo desnudo del niño), exhibicionismo (el abusador muestra sus partes privadas ante un niño) o exponer al niño pornografía.

A menudo los abusadores sexuales no usan fuerza física y pueden utilizar juegos, engaños, trucos u otros métodos de chantaje para engatusar o engañar a los niños y mantenerlos callados. Los abusadores sexuales suelen usar tácticas persuasivas y manipuladoras para engatusar a los niños. Estas tácticas – conocidas como “preparación” pueden incluir comprarles regalos u organizar ciertas actividades especiales, lo cual puede confundir aún más a la víctima.

La mayoría de las veces los niños son abusados sexualmente por alguien que ellos conocen y en quien confían.

La mayoría de las veces los niños son abusados sexualmente por alguien que ellos conocen y en quien confían.

Mito: El abuso sexual infantil no ocurre con frecuencia.

Realidad: El abuso sexual infantil ocurre con frecuencia. Investigaciones retrospectivas indican que 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños han sufrido algún tipo de abuso sexual antes de cumplir los 18 años1. No obstante, como el abuso sexual tiende generalmente a mantenerse en secreto, muchos de estos casos nunca son denunciados o reportados.

Mito: Es más probable que el niño sea abusado por un desconocido.

Realidad: Lo más frecuente es que los niños sean abusados por personas conocidas y de confianza. Aproximadamente 75% de los casos de abuso sexual infantil denunciados o reportados han sido cometidos por miembros de la familia o personas que se consideran parte del “círculo de confianza” de la víctima.

Mito: Los niños en edad preescolar no tienen necesidad de saber lo que es el abuso sexual y se asustarían si se les informa sobre ese tema.

Realidad: Existen numerosos programas educativos disponibles para enseñar a los niños a mantener la seguridad e integridad de su cuerpo y que les enseñan a entender la diferencia entre qué tipo de contacto físico es apropiado y cuál no lo es. Estos programas pueden facilitar el desarrollo de habilidades básicas de seguridad en los niños que les ayuden en lugar de causar temor. Si desea más información consulte el folleto ¡Di No!: Cómo proteger a los niños contra el abuso sexual el cual se puede descargar gratuitamente en http://ocfs.ny.gov/main/publications/PUB1154-S.pdf

Mito: Los niños que han sido víctimas de abuso sexual nunca se van a recuperar.

Realidad: Muchos niños tienen la capacidad de adaptarse y ser fuertes. Los niños pueden recuperarse y superar estas experiencias con una combinación de terapias eficaces y servicios de apoyo a los padres o cuidadores.

Mito: El abuso sexual infantil siempre lo cometen los adultos.

Realidad: El 23% de los abusos sexuales a niños que han sido reportados son cometidos por personas menores de 18 años de edad . Aunque se puede esperar un cierto grado de curiosidad sexual y exploración entre niños de la misma edad, cuando un niño obliga a otro a participar en actividades sexuales propias de adultos, es un comportamiento perjudicial y abusivo. Tanto el abusador como la víctima se pueden beneficiar de terapia.

Mito: Hablar de abuso sexual con un niño que ha sido abusado va a empeorar la situación.

Realidad: Aunque los niños generalmente prefieren no hablar del abuso sexual, no existen pruebas que demuestren que alentar a un niño a hablar del abuso sexual le haga sentirse peor. Al contrario, un tratamiento efectivo con un profesional de salud mental puede disminuir los problemas físicos, emocionales y sociales en estos niños, permitiéndoles procesar sus sentimientos y temores relacionados con el abuso sexual. La Red Nacional Para el Estrés Traumático Infantil

Consejos para ayudar a los niños a protegerse del abuso sexual

La mayoría de las veces los niños son abusados sexualmente por alguien que ellos conocen y en quien confían.

  1. Enséñele al niño a nombrar las partes del cuerpo por su verdadero nombre.
  2. Evite enfocarse solamente en “el peligro con los desconocidos”. Recuerde que la mayoría de los niños son abusados por personas que ellos conocen y en quien ellos confían.
  3. Enséñele al niño a diferenciar entre “lo bueno” y “lo malo” del contacto físico con otras personas.
  4. Hágale saber al niño que tiene derecho a tomar decisiones respecto a su cuerpo. Aliente a su niño a sentirse seguro en decir que NO cuando no quiera que le toquen, aunque esto no sea de una manera sexual (ej. negarse amablemente a que le den abrazos) y a decir que NO cuando no quiera tocar a otra persona (ej. darle besos a visitas desconocidas).
  5. Asegúrese de que los niños sepan que los adultos y niños más grandes nunca necesitan ayuda con sus partes íntimas (ej. al bañarse o al ir al baño).
  6. Enséñele al niño a asearse solo y no depender de alguien en el cuidado de sus partes íntimas (ej. al bañarse, limpiarse después de ir al baño) para que no tengan que depender de adultos o de otros niños mayores.
  7. Enséñele a su niño la diferencia entre los buenos secretos (como una fiesta sorpresa – lo cual está bien ya que el secreto no hay que guardarlo por mucho tiempo) y los malos secretos (aquellos que los niños deben guardar para siempre, lo cual no es bueno).
  8. ¡Confíe en sus instintos! Si no se siente cómodo de dejar al niño con alguien; no lo haga. Si usted está preocupado por la posibilidad de un abuso sexual, obtenga más información. El mejor momento de hablar del abuso sexual con su niño es AHORA MISMO

La Red Nacional para el Estrés Traumático Infantil www.NCTSN.org

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

El sueño de todos los padres es que sus hijos aprendan a comer de todo. Es un objetivo de largo alcance que requiere dar buenos ejemplos, perseverancia y sobre todo no rendirse para que adquieran el hábito de ingerir alimentos sanos.

Hay que insistir entre 8 y 15 veces... pero con otra presentación para que se vaya acostumbrando

Hay que insistir entre 8 y 15 veces… pero con otra presentación para que se vaya acostumbrando

“Cuanto más tarde en el desarrollo, más difícil es modificar los hábitos, por lo que desde la primera infancia deben estar creados los hábitos y no esperar a la adolescencia, que será más difícil” explica al diario El Mundo de España Luis Miguel Luengo Pérez, vocal del Comité Gestor del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición(SEEN)

Desde los 12 hasta los 24 meses, la alimentación debe ser una dieta completa y equilibrada con alimentos naturales y cocinados en casa. Tal como explican las pediatras, hay que insistir en verduras, frutas, legumbres, pescados, lácteos y todo lo que se coma en el hogar, siempre y cuando se esté vigilando el exceso de azúcares y grasas y, por supuesto, evitando los alimentos que puedan producir atragantamiento.

 

Neofobia

Neofobia es el término que se le aplica a las personas que tienen dificultades para probar nuevos alimentos. Esto puede ocurrir a cualquier edad, pero es mucho más frecuente en los primeros años de vida.

Los padres no deben pensar que la primera vez que un niño diga que no quiere o no le gusta cierto alimento quiere decir que sea para siempre. “Hay que insistir entre 8 y 15 veces… pero con otra presentación para que se vaya acostumbrando y ofrecerlo cuando ese alimento se coma en casa”.

A los niños le resultan más sabrosos los alimentos con más grasas: “La grasa y la sal potencian y vehiculizan los sabores, por eso son tan aficionados a carnes empanadas, salchichas  y tan poco a verduras o frutas, que son alimentos sanos sin grasas”, explican.

Por el mismo motivo, prefieren la carne al pescado. Por ello, es imprescindible acostumbrar al paladar desde los primeros años a todos estos sabores.  Un truco para conseguirlo es presentar el plato de manera atractiva, por ejemplo, mezclar en un mismo plato carne y verdura e ir comiendo de manera alternativa.

“Si el niño rechaza un alimento es porque no está acostumbrado a él y nunca va a hacerlo si no somos firmes”, afirma Jesús Ramírez Cabanillas, psicólogo educativo y autor del libro Cocinoterapia. Un  consejo: “Hay alimentos que varían de textura al comerlos en puré o enteros como son, por ejemplo, las judías verdes cuya piel, si están enteras, es aterciopelada y eso puede ser motivo de rechazo. Lo mejor que podemos hacer en los primeros intentos es dárselas muy tiernas, o pelarlas un poco con el cuchillo”, recomienda el psicólogo.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

Los padres y representantes de adolescentes con problemas de sobre peso y obesidad deben concentrarse en las conductas alimenticias saludables y no en lo que marca la báscula,  es una  de la nuevas directrices de la Asociación Americana de Pediatría (AAP).

Los estudios han mostrado que los adolescentes que hacen dietas son más propensos que sus padres a acabar teniendo sobrepeso

Los estudios han mostrado que los adolescentes que hacen dietas son más propensos que sus padres a acabar teniendo sobrepeso

Desde hace tiempo las directrices de la AAP para la obesidad y para los trastornos de alimentación venían separadas. En este nuevo informe las aborda en conjunto, según explico el Dr. Neville Golden, autor de las nuevas recomendaciones y profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, California.

Cuando los niños se obsesionan con la báscula, intentan perder peso con tácticas arriesgadas como los ayunos, laxantes, pastillas de dietas o exceso de ejercicio. Para ayudar a evitar esos problemas, los padres y los médicos deben alejar a los adolescentes de la idea de las dietas, plantea en sus nuevas directrices la AAP.

Según  Golden , los estudios han mostrado que los adolescentes que hacen dietas son más propensos que sus padres a acabar teniendo sobrepeso.

En los adolescentes que limitan severamente la ingesta de calorías o utilizan dietas malsanas, es difícil percatarse de  trastornos alimenticios, puesto que no son excesivamente delgados.

Con la pérdida rápida de peso vienen complicaciones que  a menudo se ven en la anorexia, como frecuencia cardíaca inestable y presión arterial baja.

“Hacer que los niños se pongan ‘a dieta’ no ayuda”, dice Marjorie Nolan Cohn  vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics). Lo que sí ayuda, señaló, es asegurar que la cocina esté llena de alimentos saludables, comer en familia siempre que sea posible, y animar a los niños a tener una imagen corporal positiva.

Quizá parezca “obvio” que los familiares no deben bromear con el peso de los niños, ni criticarlo, anotó Cohn. “Lamentablemente, mucha gente no se da cuenta de eso”, dijo.

En lugar de comentar sobre el peso de los niños, según la AAP los padres y los médicos deben hablar sobre la importancia de una dieta equilibrada y del ejercicio regular.

Pero esto debe ir más allá de una conversación. Los padres deben “liderar con el ejemplo”, planteó, y vigilar sus propios hábitos de estilo de vida.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: