Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Salud y impuestos al vicio’

Cada vez son más los países que castigan con impuestos a  las  bebidas alcohólicas, tabaco y productos azucarados debido al  daño que causan a las personas y el costo social por enfermedades asociados a estos productos. La

tendencia tiene sus detractores.


No siempre los más afectados son los pobres quienes al reducir el consumo de tabaco, alcohol o gaseosas retrasan la aparición de enfermedades crónicas.

“Los impuestos al pecado son una herramienta importante para combatir problemas sociales”, le dice a BBC Mundo Jonathan Gruber, economista del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

El cigarrillo fue el pionero en ser afectado por estas medidas que algunos economistas consideran regresivos porque afectan a estratos de la sociedad menos favorecidos y uno de los que más consumen este producto.

El gobierno francés, estimulado por el éxito alcanzado con este tipo de gravámenes en el Reino Unido,  subirá de a 8 a  $ 12 el precio de la cajetilla de cigarrillos  en los próximos años.

Según la Organización Mundial para la Salud (OMS)  el tabaco mata a más de 7 millones de personas al año. Tanto Gruber como la OMS coinciden en que los impuestos son un medio efectivo para reducir el consumo entre los más jóvenes y los más pobres.

En la práctica y según sus estudios un incremento del 10%  en el gravamen reduce el consumo de tabaco aproximadamente 4% en los países de ingresos altos y 5% en los países de ingresos bajos o medios.

Alcohol  y gaseosas

Perú aumentó  recientemente  el impuesto a cervezas, gaseosas, cigarros y combustibles porque el costo social por enfermedades asociadas al consumo de esos productos, equivale a cerca del 11% del PBI anual, según el gobierno.

México y Chile  destacan por haber aumentado la carga tributaria al azúcar y a las gaseosas causantes del  incremento de la obesidad y la diabetes. En ambos países el porcentaje de estas enfermedades ha disminuido desde que se implementó este tipo de medidas.

Efectivamente, el debate sobre los impuestos al pecado habitualmente apunta en dos direcciones: el daño que los productos generan en las personas y el costo que le provoca a la sociedad, lo que los economistas llaman “externalidades negativas”.

Más allá de los argumentos de los que se oponen a este tipo de medidas porque generan contrabando y discriminan a los más pobres, la tendencia a castigar con impuestos a este tipo de productos tiende a ser imitada en otros países. Destaca el caso de New Jersy en donde el dinero recogido por el aumento de los impuestos a cigarrillos, gaseosas o alcohol es utilizado en obras sociales.

www.guiadecontactomedico.com

@GuiaCMedico

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: